Noticias

¡Seamos Iglesia de esperanza!



04 de Diciembre de 2016
Redacción
(0) Comentarios

Comentarios al II Domingo de Adviento, de la mano de Osvaldo Aparicio ss.cc., párroco de los SS.CC. de Madrid.


La palabra de Dios nos presenta hoy dos de las grandes figuras del Adviento, el profeta Isaías y san Juan Bautista, que nos piden que vivamos siempre con esperanza y en actitud de conversión.

Isaías (s. VIII a.C.), con sus cánticos del Enmanuel (Dios con nosotros) pretende infundir ánimo y esperanza al reino de Judá, amenazado por la invasión de potencias extranjeras. El profeta augura al pueblo una situación nueva en la que la armonía y convivencia entre todos los seres será completa, describiéndola con imágenes tan idílicas y pintorescas como el que las fieras salvajes convivirán pacíficamente con los animales domésticos: Habitarán el lobo con el cordero, el leopardo se tumbará con el cabrito, el ternero y el león pacerán juntos o que el león como el buey, comerá paja. Isaías pinta la vuelta a un paraíso perdido y añorado. Todo ello será posible porque Dios hará brotar en la casa de David un descendiente sobre el que se posará el espíritu del Señor.

Esta promesa de un mundo nuevo también nos la hace presente hoy a nosotros la palabra del profeta ya que vivimos igualmente inmersos en situaciones tanto personales como familiares o sociales, llenas de incertidumbre e inquietud que nos llenan de pesimismo.

Cuando reflexionamos sobre las situaciones de nuestra sociedad o nos enteramos de las constantes y penosas noticias por los medios de comunicación, surge en nosotros la desesperanza y nos sentimos como derrotados, sin ganas de seguir luchando para que las cosas cambien.

El Papa, en la Alegría del Evangelio, nos dice que una de las tentaciones más serias que ahogan el fervor y la audacia es la conciencia de derrota que nos convierte en pesimistas quejosos y desencantados con cara de vinagre (nº 85) y añade: ¡No nos dejemos robar la esperanza!” (nº 86). San Pablo nos advierte hoy: Mantengamos la esperanza. Por eso precisamente, el lema escogido en nuestra parroquia para este domingo de Adviento es: ¡SEAMOS IGLESIA DE ESPERANZA!

La palabra de Dios nos invita a fundamentar nuestra esperanza en Jesús, Mesías y Salvador, pues sobre él se ha posado el Espíritu del Señor, colmándolo con la plenitud de sus dones para que, como canta el salmo, florezcan en nuestro mundo la justicia y la paz, y para que libre al pobre que clama, y al afligido que no tiene protector.

Pero si la esperanza cristiana nos hace soñar con la venida de una tierra y una humanidad renovadas, sin embargo, no nos da pie para esperar cruzados de brazos. Ser Iglesia de esperanza nos debe impulsar a ser testigos y sembradores de esperanza, teniendo una actitud activa y entregada para que las situaciones cambien.

Así nos lo recuerda en el Evangelio Juan Bautista quien, con su ardiente palabra y su austeridad de vida, nos llama a la conversión para poder preparar el camino del Señor dando los frutos que la conversión nos pide.

¿Qué frutos de conversión se piden a nuestra comunidad parroquial para ser una Iglesia de esperanza? En concreto hoy se nos pide que vivamos la cercanía con el que sufre, y la solidaridad con quienes lo necesitan; así, aludiendo a situaciones concretas, el grupo parroquial de Cáritas Operación Kilo nos sigue recordando que colaboremos con alimentos; el grupo Bokatas de jóvenes solicita mantas para los Sin Techo, y el Día de los Desayunos de los Niños de Kinshasa, que celebraremos el próximo domingo, nos estimula a seguir llevando adelante este proyecto tan querido de nuestra parroquia como es el dar de comer a los niños que atienden nuestros misioneros del Congo y de Mozambique.

¡Seamos comunidad esperanzada y esperanzadora!

 
Comentarios
 
Déjanos tu opinión:

Nombre:
   

Dirección de E-mail:
   

Comentario:

 
 


Reload Image

Código:

 
   
 
Compartir

  • Print this article!
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google Bookmarks
  • Meneame
  • Technorati
  • TwitThis
  • Netvibes
  • MySpace
  • LinkedIn
  • Turn this article into a PDF!
  • E-mail this story to a friend!