Noticias

Los amigos kurdos de Diego



01 de Octubre de 2016
Redacción
(0) Comentarios

Columna "Todo corazón" del mes de octubre en la revista 21, firmada por Pablo Bernal Rubio ss.cc.


Hace apenas dos semanas que mi hermano Diego regresó del campamento de refugiados de Katsikas (en el noroeste de Grecia) al que acudió como voluntario con la ONG Pangea Solidaria. Al pedirle que me hable de su experiencia, me cuenta la historia de Ahmad y Farhad, dos jóvenes kurdos de Siria, de 19 y 21 años, que se vieron obligados a huir de su ciudad, Raqa, para librarse de ser reclutados por el ejército. Al igual que muchos otros, pasaron a Turquía y de ahí a la isla de Lesbos, sometidos a los peligros del mar y los abusos de las mafias. Y como para tantos, llegar a Europa dejó de ser la mayor esperanza para convertirse en su mayor desgracia: retenidos en Katsikas desde su llegada el pasado mes de marzo, sienten que “el tiempo se ha detenido para ellos”.

¿Qué podemos hacer? “Nada”, me dice Diego. “Nuestra ayuda no les sirve de nada. Lo que ellos necesitan es reunirse con su hermano mayor en Alemania, y Europa se lo impide”. Y antes de pasar a otras historias, a modo de conclusión, Diego me dice: “Pues eso, estos son mis amigos Ahmad y Farhad”.

Nada. Y sin embargo, me doy cuenta de que su última frase lo cambia todo. Para mi hermano, Ahmad y Farhad no son un número, no son dos nombres más en una lista infinita. Son sus amigos. Mi hermano sabe, porque ha estado allí, que en la tienda que Ahmad y Farhad comparten con su primo Mohammed puede leerse la palabra “libertad” en muchos idiomas. Sabe, porque ha trabajado con ellos, que, a pesar de todo, Ahmad y Farhad dedican su tiempo a ayudar a otros refugiados, colaborando desinteresadamente con los voluntarios. Mi hermano Diego sabe que en el Facebook de Ahmad hay una publicación de junio de 2015 que dice que su amigo estudiaba economía hasta que tuvo que dejar la universidad.

Entonces, ¿qué podemos hacer? Quizás nada. Pero yo me propongo empezar por escuchar a quienes, como mi hermano Diego, tienen amigos en Katsikas (o en Lesbos, Calais, Bottrop, Melilla...) con la esperanza de que eso, quizás, lo cambie todo.

 
Comentarios
 
Déjanos tu opinión:

Nombre:
   

Dirección de E-mail:
   

Comentario:

 
 


Reload Image

Código:

 
   
 
Compartir

  • Print this article!
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google Bookmarks
  • Meneame
  • Technorati
  • TwitThis
  • Netvibes
  • MySpace
  • LinkedIn
  • Turn this article into a PDF!
  • E-mail this story to a friend!