Noticias

Crónica de la Asamblea Provincial



02 de Septiembre de 2016
Pablo Bernal Rubio ss.cc.
(0) Comentarios

Acaba de terminar la Asamblea de verano de la Provincia Ibérica SSCC, que ha tenido lugar los días 29-31 de agosto. Como es habitual, los religiosos de la Provincia nos hemos reunido en nuestra Casa de E. San José (El Escorial), para tratar temas relativos a nuestra vida y misión, orar juntos y seguir cultivando la relación fraterna entre nosotros. La asistencia ha sido de unos 60 religiosos, además de la presencia puntual de los hermanos que viven en esa comunidad de El Escorial. También hemos contado con la asistencia por primera vez de los dos futuros novicios, cuya incorporación a nuestra comunidad «es una gracia» en palabras del Provincial; convicción que, sin duda, compartimos todos nosotros.


Arriba, Víctor Cortizo. Abajo, hermanos jubilares y barbacoa.

El contenido de la parte reflexiva de nuestra Asamblea ha girado en torno al Capítulo Provincial (máxima instancia de toma de decisiones de nuestra Provincia y que está previsto para el mes de marzo del próximo año¬). En vistas a elaborar un Plan estratégico, en la Asamblea hemos llevado a cabo un análisis de aquellos condicionantes externos que afectan a nuestra vida y misión, bien como amenazas o bien como oportunidades. Para ello nos hemos servido de la lúcida ponencia de Víctor Cortizo (abogado, jurista y profesor universitario, además de haber estado vinculado profesionalmente con la CEE y otras instituciones eclesiales) y del trabajo en seis pequeños grupos o “paneles”.

Durante la mañana del lunes, Cortizo nos habló de los condicionantes a que estamos sometidos por los signos de los tiempos presentes. En su opinión, nuestra mayor debilidad –como la de tantas instituciones y grupos– consiste en la parcialidad con que percibimos el mundo. Ante la posibilidad de que nuestra mayor amenaza seamos nosotros mismos («pisotear nuestras ilusiones»), Cortizo nos invitó a volver la mirada a nuestras raíces: el Buen Padre que, en el peor momento de la Historia, «opta por la intranquilidad». Es ésta nuestra oportunidad –afirmó Cortizo– de meternos en aquello que es difícil y desafiante, como si ésa fuera la peculiar llamada carismática que Dios nos hace a nosotros SSCC.

Los “paneles” nos ocuparon la tarde del lunes 29 y la mañana del martes 30, y nos sirvieron para reflexionar sobre cuatro ámbitos: el legal, el económico, el social y el religioso. Ya el martes por la tarde, tuvimos la oportunidad de compartir las impresiones que el trabajo nos había dejado, impresión que –en conjunto– fue muy positiva. Especialmente interesante fue la sugerencia de hacer una lectura evangélica de este análisis: lo que para cierta lógica puede ser una amenaza se transforma en oportunidad iluminado por los valores y actitudes de Jesús. Se subrayó además que este proceso nos ha servido de entrenamiento para la siguiente consulta a las comunidades (análisis interno, relativo a nuestras fortalezas y debilidades). La reflexión lúcida y proactiva de los hermanos va a ser imprescindible para este proceso que concluirá en una mirada a la realidad que nos muestre el abanico de todo lo que podríamos hacer. Será el Capítulo el que, trabajando a partir de dicha mirada, determine aquello que efectivamente haremos durante los próximos 6 años.

Como es habitual, la mañana del miércoles estuvo reservada para la comunicación del Provincial sobre la situación de nuestra Comunidad mayor y las recientes “obediencias”. Enrique subrayó el agradecimiento por la mucha disponibilidad de los hermanos (en particular, aquellos que cambian de comunidades este año). Entre otras noticias de personal, además, se informó de: la futura ida de Ángel Viñas a París durante el primer semestre para concluir su Tesis Doctoral; la estancia de José Manuel Rodríguez en Manila en el marco de un encuentro interprovincial previo a los votos perpetuos; y el agradecimiento a la Provincia de Chile-Argentina por la buena acogida que recibió el que suscribe durante el curso pasado. Se confirmó, además, la llegada de dos nuevos prenovicios, procedentes de Sevilla y Madrid, a nuestra comunidad de Málaga.

Como siempre, en la Asamblea han sido importantes los tiempos para rezar en común. Dichos momentos (oración de la mañana y Eucaristía por la tarde) han estado preparados por las comunidades de Málaga, Barcelona, Torrelavega, Miranda y San Fernando. Como es tradición, en la Eucaristía del miércoles se celebró a todos los hermanos jubilares de la Provincia. Concelebraron los jubilares presentes (Fernando Cordero, José Manuel Belza, José Antonio del Río, Adolfo, Luis Felipe, Luis López, Isaac, Manuel Gª Ripado y Antonio Vega) y presidió la eucaristía Ángel Ramos, quien, en su breve reflexión sobre la Palabra de Dios, exhortó a los presentes a «correr la carrera con la fuerza acumulada con el paso de los años», una fuerza «mayor, quizás, que la de cuando éramos jóvenes».

Una parte intangible pero esencial de nuestras Asambleas es, sin duda, el tiempo dedicado a la relación, la conversación y los encuentros con los hermanos. Señal de ello es la barbacoa que, por tercer año consecutivo, tuvimos el martes por la tarde noche; un tiempo en el que se hicieron palpables el aprecio mutuo y el valor de estar juntos que han estado presentes en toda la Asamblea… sin perjuicio de que hubiera quien perdió al mus (¡órdago a chica!)…

¡Pero esa es otra historia!

     
 
Comentarios
 
Déjanos tu opinión:

Nombre:
   

Dirección de E-mail:
   

Comentario:

 
 


Reload Image

Código:

 
   
 
Compartir

  • Print this article!
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google Bookmarks
  • Meneame
  • Technorati
  • TwitThis
  • Netvibes
  • MySpace
  • LinkedIn
  • Turn this article into a PDF!
  • E-mail this story to a friend!