Noticias

Crónica de los Ejercicios Espirituales



31 de Agosto de 2016

(0) Comentarios

Del 24 al 27 de agosto en nuestra casa de ejercicios del Escorial los religiosos de la Provincia Ibérica de la Congregación hemos tenido la oportunidad de participar en unos días de Ejercicios Espirituales acompañados por Javier Montes, jesuita joven (36) nacido en Moguer (Huelva) pero criado en Sevilla y que actualmente vive en Canarias, si bien en unos días comienza su nuevo destino precisamente en Nador, Diócesis de Tánger.


El P. Javier Montes sj se dirige a los hermanos ss.cc.

Su labor ha consistido, como él decía, en “no estorbar” y ponernos en “modo ejercicios” de forma que bajáramos el ritmo y aumentáramos la escucha para buscar la Voluntad de Dios en la oración y en cuanto íbamos viviendo durante el día. El ambiente de silencio (no estricto), las oraciones de la mañana, la Adoración y Eucaristía diaria, la celebración del Perdón fueron grandes ayudas para ello.

Al día se nos daban dos breves y enjundiosos puntos de oración (10 y 16,15h) que, apoyados en textos bíblicos y de los ejercicios ignacianos, nos dejaban preguntas de este calado: ¿qué traigo al retiro?¿cómo vengo?¿cómo está el Señor en mi vida?¿cómo me siento con la vida que llevo?¿lo que vivo es todo lo que quiero vivir?¿siento la necesidad de tomarme en serio mi vida o algunas áreas?¿me acepto?¿me hago daño a mi mismo?¿qué sed tengo?¿qué necesito?¿qué adulterios/idolatrías tengo detectados en mí?¿qué piedras tiro?¿qué personas me cuesta aceptar?¿quién me llama?¿a qué me llama?¿qué tormentas he vivido?¿tengo experiencia de que las tormentas están habitadas por el Señor?¿qué me está comunicando el Señor estos días?.....

Antes de la comida teníamos plática a las 13,15h en la que un día se nos instruyó sobre la pedagogía y actitudes en la oración (pobreza, petición, agradecimiento, escucha, asombro..), otro sobre el abrazo (a través de un corto) que repara, integra e incorpora a la comunidad, dando respuesta a la necesidad más honda del ser humano en medio de sus vulnerabilidades y fragilidades, y el tercero sobre las tentaciones de los agentes de pastoral a raíz de la Evangelii Gaudium de Francisco.

Pero al final… todo se juega dentro. Todas las ayudas, textos, palabras, ambiente, celebraciones… dependen de cómo son recibidos y acogidos por cada uno, como diría San Juan de la Cruz “cada uno coge como lleva el vaso”. Eso ya no depende del predicador, ni de las condiciones externas, ni de Dios siquiera, sino de lo que cada uno quiera o no poner en juego cada vez que se le invita a ponerse todo él delante de Dios en oración, ese espacio verdaderamente decisivo, de encuentro personal, donde Dios nos revela quién somos para Él y donde podemos definitivamente descargar el corazón en el diálogo que más necesitamos y, sin embargo, frecuentemente retrasamos. Tomamos entonces contacto con nuestra Raíz y la vida, tantas veces perdida, desorientada, mal llevada, es dinamizada, reconciliada, avivada y reorientada por el Señor desde lo más interior de nosotros mismos.

Pocas cosas mueven más a la oración que ver a un hermano rezar, se nos concede ahí verlo como Dios lo ve y surge de nosotros un deseo de fraternidad. Ojalá sigamos creciendo en aprecio y estima de este medio privilegiado que se nos brinda y que son los ejercicios espirituales. Muchas gracias a los que los habéis hecho posibles.

Poldo ss.cc.

     
 
Comentarios
 
Déjanos tu opinión:

Nombre:
   

Dirección de E-mail:
   

Comentario:

 
 


Reload Image

Código:

 
   
 
Compartir

  • Print this article!
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google Bookmarks
  • Meneame
  • Technorati
  • TwitThis
  • Netvibes
  • MySpace
  • LinkedIn
  • Turn this article into a PDF!
  • E-mail this story to a friend!