Noticias

El imperio infantil



09 de Agosto de 2016
Redacción
(0) Comentarios

Columna de Yolanda Camargo, en la revista 21 de este mes de agosto.


Todavía recuerdo cuando sin haber cumplido los 30 observaba lo que hacían padres e hijos por la calle, en el cine, en la cola del súper, etcétera, y tenía recetas maravillosas para todos ellos. Creo que a todos nos ha pasado. Cuando miramos desde fuera se nos ocurren mil maneras y alternativas para mejorar o solucionar. Ahora que me encuentro al otro lado como protagonista de las situaciones, la solución no se presenta tan cristalina.

Los niños siempre han sido impacientes y exigentes, el “aquí y ahora”, o el “yo primero” son máximas de la mente infantil, pero las generaciones actuales en las que los niños no son ya reyes sino emperadores, lo lleva a límites que rozan a menudo lo irracional.

A poco que te muevas en el mundillo infantil las quejas son similares: “tenemos examen de lo que sea”, dice una atribulada madre a la salida del colegio. El verbo en primera persona del plural no es baladí, si nadie lo remedia, el plural se arrastra hasta límites insospechados. Asistía hace escasas semanas a una charla formativa sobre la adolescencia, en la que una madre reconoció que había ayudado con deberes, esquemas e incluso a preparar y corregir exámenes de prueba a su hija ¡hasta los 16 años! A esta edad la hija, con más sentido común que su madre, la animó a dejarla estudiar sola...

Es sólo un ejemplo del control excesivo aliñado con la disponibilidad máxima que ponemos a disposición de nuestros hijos. Podría dar muchos otros, como el de esa mamá que pasó una mañana en el zoo parapetada tras el mejor disfraz disponible para controlar ¿a su hijo? ¿a los profes? en una excursión escolar. O de aquel padre que ha dejado de ver a sus amigos por cumplir con la agenda de cumpleaños, extraescolares y mil mini actividades de sus retoños.

La venda que la paternidad nos pone a menudo en los ojos nos lleva a veces a situaciones que si alguien nos hubiera siquiera sugerido en aquella época en que teníamos soluciones para todo nos hubieran hecho estremecernos. La buena noticia es que nunca es tarde para reflexionar y aplicar el sentido común en esta tarea siempre complicada que se nos presenta como padres. Buena tarea para el nuevo curso que comenzará en breve.

 
Comentarios
 
Déjanos tu opinión:

Nombre:
   

Dirección de E-mail:
   

Comentario:

 
 


Reload Image

Código:

 
   
 
Compartir

  • Print this article!
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google Bookmarks
  • Meneame
  • Technorati
  • TwitThis
  • Netvibes
  • MySpace
  • LinkedIn
  • Turn this article into a PDF!
  • E-mail this story to a friend!