Noticias

Puertas santas



07 de Diciembre de 2015
Redacción
(0) Comentarios

Columna "Todo corazón" de Miguel Díaz ss.cc. en la revista 21 de este mes de diciembre.


En el Año Santo de la Misericordia, Navidad es la Puerta Santa de Dios. Una puerta que se abre del cielo hacia la tierra por la que pasa Dios. Nosotros peregrinamos para pasar por la Puerta Santa que da al Santuario donde experimentamos la misericordia y la indulgencia de Dios. En cambio, Dios peregrina hacia la tierra y pasa por la Puerta Santa de la Navidad. En Belén se encuentran definitivamente los caminos de Dios con los caminos de la historia humana. Y como todas las cosas grandes y sorprendentes de la vida –y de Dios– acontece en la sencillez. Sin alardes de ningún tipo. El nacimiento de un Niño. La ternura envuelve a María, a José y al Niño. No podía ser de otro modo, si Dios es Padre y Madre.

Además de la Puerta Santa de la Navidad, se nos abren otras puertas santas más cercanas. Cuando el papa Francisco inaugure el 18 de diciembre un albergue junto a la estación Termini en Roma, donde se alojarán personas sin hogar, pasará por la Puerta Santa de la Caridad; con este simple gesto proclamará que todas las puertas que dan a los lugares donde encuentran cobijo los refugiados, los migrantes, los enfermos... son Puertas Santas. Quien cruce ese umbral experimentará en su corazón la misericordia y la ternura de Dios: recibirá la indulgencia de Dios.

En la Navidad 2015, ¿por qué no soñar que las fronteras entre las Naciones se abren como Puertas Santas para quienes huyen del horror de las guerras o de las hambrunas en busca del pan de cada día y de un futuro esperanzador para sus hijos? Derribar fronteras, tender puentes, abrir puertas. Que circulen con libertad la bondad y la ternura que la Navidad hace nacer en todas las personas de buena voluntad. ¡Nunca más fronteras cerradas! ¡Nunca más niños muertos a la orilla de la tierra prometida!

También nuestras casas tienen puertas. Esta Navidad serán Puertas Santas. Al cruzarlas, entraremos en un hogar habitado por el amor gratuito, hecho diálogo, entrega y perdón. Lugar privilegiado donde resuena el mensaje de paz de la Navidad.

En el Año Santo de la Misericordia, Navidad invita a seguir creyendo en el poder revolucionario de la ternura.

¡Feliz Navidad!

 
Comentarios
 
Déjanos tu opinión:

Nombre:
   

Dirección de E-mail:
   

Comentario:

 
 


Reload Image

Código:

 
   
 
Compartir

  • Print this article!
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google Bookmarks
  • Meneame
  • Technorati
  • TwitThis
  • Netvibes
  • MySpace
  • LinkedIn
  • Turn this article into a PDF!
  • E-mail this story to a friend!