Noticias

¿De qué discutimos nosotros?



20 de Septiembre de 2015
Redacción2
(0) Comentarios

Comentario al evangelio dominical de la mano de Miguel Díaz Sada ss.cc., párroco de Ntra. Sra. de la Encina (Salamanca).


Jesús sigue dialogando con sus discípulos. Pedro no entiende, mejor, no acepta lo que Jesús dice del sufrimiento y de la entrega de la vida. Merece una buena reprimenda del Maestro. ¡Apártate de mí, Satanás! Los demás discípulos están más de acuerdo con Pedro que con Jesús. El relato del evangelio de este domingo nos lo confirma. 

Jesús les pregunta: ¿de qué venís hablando por el camino? Ni siquiera se atreven a responderle. Jesús se lo entresaca. No hablan; más bien discuten de quién será el primero en el grupo de discípulos de Jesús. 

La reacción de Jesús no se hace esperar; es rápida y decidida: En su iglesia -comunidad nadie luchará por el poder ni por el rango; todos, del prime- ro al último, han de luchar por servir y ayudar a los demás. 

¡Esto sí que es un mundo alternativo! Jesús les propone que quien aspire a ser el primero se haga el servidor de todos. 

Avancemos en el tiempo. Marcos no sólo describe la situación creada entre Jesús y los discípulos. Recoge también la problemática ya creada en las primeras comunidades cristianas: títulos, puestos en las reuniones, signos de dignidad distintivos de poder... 

Lógicamente, examinadas estas preocupaciones -presentes también hoy en nuestra iglesia y comunidades cristianas- a la luz del Crucificado, resultan vergonzosas. 

La identidad cristiana nos viene del servicio y de la entrega. Sólo estas dos actitudes nos permiten reconocernos como discípulos de Jesús. Actitudes que han de aparecer incluso visiblemente en la organización de nuestras comunidades cristianas. Y no siempre es así. Prueba de ello es la denuncia del papa Francisco sobre la búsqueda de poder y de prestigio mundano 

No se trata de que el último sea el primero y el primero el último; todo seguiría igual. Jesús quiere una fraternidad universal de iguales, donde se viva y se experimente el gozo de servir, donde los más frágiles -los niños, los enfermos y los mayores- sean especial y cariñosamente servidos. Jesús no ha venido a ser servido sino a servir y dar la vida

 
Comentarios
 
Déjanos tu opinión:

Nombre:
   

Dirección de E-mail:
   

Comentario:

 
 


Reload Image

Código:

 
   
 
Compartir

  • Print this article!
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google Bookmarks
  • Meneame
  • Technorati
  • TwitThis
  • Netvibes
  • MySpace
  • LinkedIn
  • Turn this article into a PDF!
  • E-mail this story to a friend!