Noticias

¿Quién es Jesús para ti?



13 de Septiembre de 2015
Redacción
(0) Comentarios

Comentario al Evangelio dominical, de la mano de Miguel Díaz Sada ss.cc.


(Foto de Fidel Valle Alcázar)

Jesús nos pregunta hoy a cada uno de nosotros: “¿Quién soy yo para ti?”. Podemos responderle como nos decía antes el catecismo: “doctores tiene la santa madre iglesia que sabrán responder”. No es una respuesta válida.

Jesús no pregunta por la opinión del Papa o de los teólogos. Tampoco por lo que dicen los catecismos. Nos puede ayudar, pero no es la preocupación de Jesús. ¿Quién soy yo para ti, en tu corazón?

Si intercambiáramos la respuestas serían de lo más variadas. En todos los corazones cristianos se ha sembrado la misma semilla del evangelio, todos creemos en Jesús, el Señor, y señor de nuestras vidas. Pero cada uno de nosotros, según la edad, la cultura, la psicología, describimos los grandes ideales y amores de nuestra vida con palabras distintas.

¡Qué bueno sería el que cada uno diéramos nuestra respuesta personal a la pregunta de Jesús: ¿Quién soy yo para ti?, ¿qué significo yo en tu vida?, ¿qué lugar ocupo en tu corazón y en tu jerarquía de valores?

Si, además, tenemos la suerte de poder compartir en familia o en grupos nuestras respuestas, somos afortunados.

Un niño dirá que Jesús es su amigo, un amigo que nunca falla. El joven cristiano ha encontrado en Jesús al compañero fiel con quien comentar sus sueños y sus fracasos y comprometer su vida. Para un matrimonio cristiano Jesús es el modelo de amor gratuito y fiel hasta dar la vida. El religioso ve en Jesús la razón del planteamiento de su vida entera y de su trabajo. El ya avanzado en edad y el enfermo descubren en Jesús la esperanza de su vida y la serenidad en el dolor... Cada uno damos nuestra respuesta personal.

Cuando nuestras palabras se identifican con las de Pedro: “Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios”, no olvidemos la tentación a la que Pedro cedió y en la que podemos caer nosotros. Es verdad, Jesús es el Mesías, el Señor, pero desde la entrega y la fidelidad a Dios y a los hombres. No busca salvar su vida sino entregarla dando Vida a los demás, también a nosotros.

Con la señal indeleble de la Cruz del Señor -signo de donación hasta la muerte- hemos sido marcados el día de nuestro bautismo.

 
Comentarios
 
Déjanos tu opinión:

Nombre:
   

Dirección de E-mail:
   

Comentario:

 
 


Reload Image

Código:

 
   
 
Compartir

  • Print this article!
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google Bookmarks
  • Meneame
  • Technorati
  • TwitThis
  • Netvibes
  • MySpace
  • LinkedIn
  • Turn this article into a PDF!
  • E-mail this story to a friend!