Noticias

Jilgueros en la cabeza



18 de Julio de 2015
Redacción
(0) Comentarios

En el número de julio de la revista 21, Isabel Gómez Acebo recomienda "Jilgueros en la cabeza", la primera novela de Carmen Guaita.


Muchos seres humanos culpan a su niñez de los problemas que les van surgiendo a lo largo de la vida pero hay una receta mejor que no supone olvido, pero exige superación. Esta es la receta que nos ofrece esta novela de Carmen Guaita que describe la existencia de una famosa presentadora de radio que se enfrenta a los recuerdos de su vida infantil en Cádiz donde fue educada por sus abuelos y cuatro tías solteronas cuando sus padres se mudaron a Madrid. Una niña abandonada por sus progenitores, rodeada de viejos que la querían y que rellenó sus ausencias con las idealizaciones de un mundo imaginario fantástico.

Esta tónica de su personalidad no cambió en su traslado a la capital para cursar los estudios de periodismo en la universidad. Obtuvo un gran éxito profesional pero pocos amigos, ya que ninguno alcanzaba la cota que Eulalia, que es el nombre de la protagonista, demandaba. La llamada del sexo le hizo caer en brazos pasajeros que iban dejando más cicatrices en su corazón y la invitaban al suicidio, un camino que escogió su madre para terminar su triste existencia de alcohólica. Pero la novela no termina aquí.

Todos cuando escribimos hablamos mucho de nosotros mismos y esta novela no creo que sea una excepción. La protagonista se ha criado en las playas de Cádiz, nos ofrece variados pensamientos filosóficos y teje en sus memorias la música y la letra de muchas óperas. No conozco a Carmen Guaita pero tengo la impresión de que se ha fotografiado en alguna página en la que también ha colocado un gran aporte cultural, algo que ha contribuido a que un libro que vuela sobre las nubes de la imaginación, aterrice en la vida real.

El relato autobiográfico de la protagonista no es fácil, ya que nos describe una vida bastante normal, pero la autora lo ha sabido envolver de una mística en la que falta el amor, que se convierte en un personaje secundario. Un canto a la amistad femenina son las mujeres que aparecen en la novela, las que suplen esa falta ofreciendo amistad, apoyo y comprensión.

La obra está maravillosamente escrita, se lee de un tirón y ofrece una lectura profunda y psicológica de los personajes: abuelos, tías, amigas, amantes... que van apareciendo a lo largo de sus capítulos. Se merece tener mucho éxito.

 
Comentarios
 
Déjanos tu opinión:

Nombre:
   

Dirección de E-mail:
   

Comentario:

 
 


Reload Image

Código:

 
   
 
Compartir

  • Print this article!
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google Bookmarks
  • Meneame
  • Technorati
  • TwitThis
  • Netvibes
  • MySpace
  • LinkedIn
  • Turn this article into a PDF!
  • E-mail this story to a friend!