Noticias

Saberes



20 de Junio de 2015
Redacción
(0) Comentarios

Columna "Sillita baja" de María Dolores Aleixandre, en la revista 21 de este mes de junio.


Los saberes hoy andan bastante diversificados y es inútil tratar de jerarquizarlos: si me cae una mancha de fruta en el mantel o quiero que la coliflor no se ponga amarilla al cocerla, no necesito acudir a Stephen Hawking, sino a mi vecina del 3º. Y si lo que necesito es saber cómo afrontar una decisión o encajar un fracaso, no se lo pregunto al profesor con mayor record de publicaciones científicas: busco a uno de esos tipos que poseen el arte de vivir y que, cuando se te descoyunta la vida, te ayudan a montarla sabiamente, con indicaciones tan simples como las que traen los muebles de Ikea.

Entre los considerados como sabios los hay de dos clases: unos están titulados y otros no. En los dos grupos hay unos cuantos que dan el pego y, aunque aparentan ser de caoba maciza, en seguida se les ve el serrín prensado que ocultaban bajo el contrachapado. Con Jesús no pasaba eso: no se tituló porque Oxford y Harvard le pillaban a trasmano y se dedicó a la cosa de la madera. Pero sabía tanto sobre cómo vivir buena vida que, entre tablón y tablón discurrió,cómo contárselo a otros. Después de él, otros han aprendido también a hacerlo; no se prodigan en la redes sociales pero quien se encuentre con uno, que no lo deje escapar porque ha encontrado un tesoro.

 
Comentarios
 
Déjanos tu opinión:

Nombre:
   

Dirección de E-mail:
   

Comentario:

 
 


Reload Image

Código:

 
   
 
Compartir

  • Print this article!
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google Bookmarks
  • Meneame
  • Technorati
  • TwitThis
  • Netvibes
  • MySpace
  • LinkedIn
  • Turn this article into a PDF!
  • E-mail this story to a friend!