Noticias

Entrevista a Poldo Antolín ss.cc.



05 de Mayo de 2015

(1) Comentarios

Este martes, dentro de la semana de la Congregación, presentamos esta entrevista que unos alumnos han realizado a Poldo Antolín ss.cc., religioso del Colegio Virgen de Mirasierra ss.cc.


1. ¿A qué edad decidiste dedicarte a Dios?

Cuando tenía 20 años, estando en 3º de carrera decidí entrar en la Congregación. Dedicarme a Dios había empezado unos años antes al empezar a comprometer mi tiempo como catequista, voluntario, en mi comunidad y grupo de oración…

2. ¿Alguna vez has sentido dudas respecto a vivir así?

Sí, claro, en un proceso de formación tan largo como el nuestro uno vive también momentos de dificultad y de crisis que, no obstante, ayudan mucho a madurar y a tener que decidir de nuevo. Normalmente tras las crisis, si se superan, uno sale dando muchas gracias a Dios porque se conoce más la pequeñez de uno mismo y la grandeza del amor de Dios.

3. ¿Hubo alguna persona que te impulsó y/o acompañó en esta decisión?

Hubo una persona que me acompañó, que ha sido una de las más importantes en mi vida y, desde luego, en mi vida de fe: el Padre Ramón. Falleció de un cáncer el año pasado en Sevilla con 57 años. A él le debo mucho de mi vida de fe y de mi vida como religioso. Él fue quien me acompañó en el colegio siendo yo alumno y después cuando le dije que quería entrar en la Congregación. Creyó en mí. Junto a él han sido también muy importantes mis catequistas primeros por su modo nuevo de presentarme la fe y mis amigos de Parroquia, verdaderos confidentes de lo que Dios iba haciendo en mi corazón.

5. ¿Podrías contarnos algún momento especial que te reafirmó en la fe?

Se me ocurren muchos, diré dos: los ejercicios espirituales de un mes que hice en Javier y los años que viví en el Hogar Padre Damián con chicos en situación de desamparo. En el primero experimente quién es Dios y su voluntad sobre mí, en el segundo quiénes son sus preferidos.

6. ¿Qué te impulsó a ser sacerdote?

Pues precisamente eso, como un impulso no nacido de mí que me empujaba a una ruptura y cambio en mi vida. No fue un momento puntual, sino una suma de momentos que entendí apuntaban a esta decisión: la gente de Dios que conocí me animaba a comprometer mi vida desde la fe, y el testimonio de alegría, cercanía y entrega de los religiosos que conocí me ofrecía un modelo alternativo para mí. No era entonces muy consciente de adónde me podía llevar esto pero sentía con mucha fuerza ese impulso que vivía como amor, libertad, fortaleza y ánimo.

7. ¿Cuál fue la reacción de tu familia al contárselo?

Lo dije un martes, a la hora de la comida, había lentejas. Mi padre soltó la cuchara en el plato (ese ruido lo tengo grabado), me dijeron que terminara la carrera y que lo pensara bien porque mucha gente lo piensa pero después se equivoca. Yo les dije que si el obstáculo era la carrera no se preocuparan que la terminaría pero que no iba a esperar más y que si me equivocaba también yo tenía derecho a equivocarme, pero que lo iba a intentar. Hoy pienso que la reacción de mis padres fue lógica pero no encajaba con lo que yo sentía interiormente, no sé cómo pude dar esa respuesta después de todo lo que me costó decirlo en casa, a lo mejor estuvo también ahí Dios. Poco a poco fueron alegrándose con mi decisión. Lo más grande que Dios me ha dado después de la fe han sido mis padres.

8. ¿Podrías definirnos qué es el amor de Dios para ti?

Aceptación incondicional, perdón infinito, horizonte de vida, entusiasmo, alegría, el agua para el que está hecho el vaso.

9. ¿Cuál es la lectura que más te ha influido o más te gusta?¿Podrías explicarla desde tu punto de vista?

“El que encuentre su vida la perderá, y el que pierda su vida por mí la encontrará”(Mt 10,39). La leí por primera vez con 16 años y creo que esa fue la semilla que luego fue germinando y creciendo. No vivas para ti, no te preocupes tanto por ti, descéntrate, entrégate, tu vida es para otros, cuando la des te sentirás más vivo, experimentarás la alegría y la felicidad de Dios, se te resolverán muchas preguntas. Así vivió Jesús, gracias al contacto personal con Dios en la oración, si no lo haces llegará un momento donde te encontrarás encerrado contigo mismo y nada más y entonces te preguntarás ¿para qué quiero la vida sino para darla?

 
Comentarios
 
1  |  Gloria  | 05-05-2015

No sé que edad tienen los alumnos que han hecho la entrevista, pero muy buenas preguntas y mejores respuestas. Gracias Poldo, por tu testimonio no sólo a través de estas respuestas sino en tu compromiso diario y tu entusiasmo como evangelizador. Un abrazo.

 
1
Déjanos tu opinión:

Nombre:
   

Dirección de E-mail:
   

Comentario:

 
 


Reload Image

Código:

 
   
 
Compartir

  • Print this article!
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google Bookmarks
  • Meneame
  • Technorati
  • TwitThis
  • Netvibes
  • MySpace
  • LinkedIn
  • Turn this article into a PDF!
  • E-mail this story to a friend!