Noticias

Bendición desde la esperanza



21 de Enero de 2015
Redacción
(1) Comentarios

Mónica Fuster ss.cc. escribe en este mes la columna "Todo corazón" de la revista 21.


El otro día en la consulta del centro de salud nos conmovimos Sonia y yo. Ella lleva encima mucha tralla vital: un cuerpo al borde del colapso por una adicción al alcohol y a la cocaína que la llevaron lejos, un descorazonamiento por relaciones y vida que se tradujo en varios intentos autolíticos y arduas recuperaciones... Pues ese día entró triunfante en la consulta anunciándome que había dejado a su pareja “porque me di cuenta de que era una relación de maltrato”. Su cara brillaba. “Lo malo es que he vuelto a recaer en el alcohol; bueno, nunca había terminado de dejarlo, pero ahora ya...”Eso sí, de coca nada”...

Y en esas andábamos, buscando el siguiente paso a dar, cuando me dice: “Yo no sé Dios qué piensa, si es que hay alguien ahí, claro. Digo yo que me ayude ¿no?, que así no se puede vivir...”. –Pues ciertamente... –le dije yo– creo que ahí está dándote fuerzas, en ese darte cuenta de que no te estaba tratando bien él y separarte, ¿no? ¡Y ¡en ese brillo de alegría que tienes ahora en la cara!

Entonces me dice: “Eso de que me da fuerzas me lo dice también mi hermano. Él es cristiano, ¿sabes?” (dicho con tono de algo ya raro). –Pues estoy con tu hermano–contesté–, desde que te conozco he visto cómo has ido tomando decisiones y reconociendo cosas y personas que te están ayudando a vivir, y ¿sabes? también soy cristiana.

–¿Eres cristiana? –me dice con cara de asombro feliz. –Sí –digo yo–. –Pues que Dios te bendiga– dijo con emoción.

Esta anécdota y su bendición me siguen ocupando el corazón pasados los días. Ella entró en el deseo de la bendición de Dios en la confianza de saber que las dos sabíamos... Entró a alegrarse, a apoyarse en la esperanza, a hablar de parte del Misterio de Bondad y Belleza, se situó en su enorme dignidad de regalar bendición de su parte. Y me impresionó que fuera suscitado en nombre de Jesús el Cristo, a quien dos que ella conoce dicen seguir.

 
Comentarios
 
1  |  Gloria Nieves  | 21-01-2015

Mónica, que alegría sentir tu presencia por aquí. Sigues impregnando tus palabras de esa ternura infinita de Dios que se trasluce en tu bello libro. Gracias por compartir tan emotivo testimonio.

 
1
Déjanos tu opinión:

Nombre:
   

Dirección de E-mail:
   

Comentario:

 
 


Reload Image

Código:

 
   
 
Compartir

  • Print this article!
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google Bookmarks
  • Meneame
  • Technorati
  • TwitThis
  • Netvibes
  • MySpace
  • LinkedIn
  • Turn this article into a PDF!
  • E-mail this story to a friend!