Noticias

Homilías



13 de Enero de 2015
Redacción
(0) Comentarios

Columna "Sillita baja", de Mª Dolores Aleixandre RSCJ, en la revista 21 de este mes de enero.


Textos bíblicos preciosos en el segundo Domingo de Ad- viento pero la homilía versa sobre Juan Bautista y su dieta. Se nos informa de la cantidad de proteínas que tienen los saltamontes y de que, una vez secados, constituyen un alimento muy completo. Pasamos a la miel: parece ser que un experto, conocido del celebrante, asegura que para encontrar miel en el desierto, hay que estar atento por si aparece una abeja y, en ese caso, cazarla, atarle un hilo a una patita, dejarla volar e ir detrás siguiéndola porque, infaliblemente, ella se dirigirá al panal.

Salgo de la misa un poco enfadada y con sensación de haber estado viendo un documental de la 2 sobre apicultura. Vuelvo a casa y me confirmo en mi enfado al releer que, según Francisco, la homilía “puede ser realmente una intensa y feliz experiencia del Espíritu, un reconfortante encuentro con la Palabra, una fuente constante de renovación y de crecimiento” y que debe “transmitir ánimo, aliento, fuerza e impulso”.

Sólo un par de días después, seguramente por intercesión de san Juan Bautista, tomo mayor conciencia de mi propia torpeza a la hora de leer la Palabra y de lo desmañada que soy también a veces a la hora de explicarla. Casi tan torpe como si me empeñara en atar un hilo a la patita de una abeja.

 
Comentarios
 
Déjanos tu opinión:

Nombre:
   

Dirección de E-mail:
   

Comentario:

 
 


Reload Image

Código:

 
   
 
Compartir

  • Print this article!
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google Bookmarks
  • Meneame
  • Technorati
  • TwitThis
  • Netvibes
  • MySpace
  • LinkedIn
  • Turn this article into a PDF!
  • E-mail this story to a friend!