Noticias

En el primer aniversario de su beatificación



13 de Octubre de 2014
Osvaldo Aparicio ss.cc.
(0) Comentarios

Desde la parroquia de los Sagrados Corazones de Madrid donde están inhumados nuestros hermanos Beatos Mártires Teófilo, Isidro, Gonzalo, Eladio y Mario, quiero recordar a todos el primer aniversario de su beatificación (13 octubre 2013) en Tarragona y que su fiesta litúrgica, junto con la de todos los Mártires del siglo XX en España, es el 6 de noviembre.


Creo que, en estas líneas de recuerdo, no es necesario que me detenga en glosar su vida o en detallar las circunstancias de su martirio, pues con ocasión de la beatificación se recibió en toda la Congregación propaganda e información y, también el libro RELIGIOSOS DE LOS SAGRADOS CORAZONES MÁRTIRES DEL SIGLO XX EN ESPAÑA.

Sí, en cambio, pienso que este primer aniversario puede ayudarnos a que, siguiendo su ejemplo, seamos “Firmes y valientes testigos de la fe”, como rezaba el lema de la beatificación.

Además, su testimonio recuerda de una manera especial a nuestra familia de los Sagrados Corazones la actitud de vida de nuestro Fundador José maría Coudrin. Son inolvidables para nosotros sus mismas palabras cuando decide dejar su refugio del granero de la Motte d’Usseau: “Cuando abandoné mi escondite, me prosterné ante una encina que no estaba lejos de allí y me entregué a la muerte, porque me había ordenado sacerdote con intención de sufrirlo todo, de sacrificarme por Dios y de morir a su servicio”.

Todos conocemos cómo el joven sacerdote Coudrin, movido por su fe inquebrantable, escribirá una de las páginas más hermosas, valientes y arriesgadas del apostolado clandestino en Poitiers en los días de la Revolución Francesa.

Este espíritu de fortaleza de arriesgar hasta la propia vida la heredaron y vivieron nuestros mártires hasta el final: “Nadie tiene mayor amor que quien da su vida por el que ama” (Jn 15,13).

Empapado de este espíritu del Fundador, uno de nuestros mártires, Teófilo Fernández de Legaria Goñi, superior de nuestro Seminario Mayor de El Escorial, en 1936, ante los peligros que se avecinaban, exhortaba así a sus jóvenes religiosos estudiantes: “¡Que el espíritu heroico del Buen padre, nuestro Fundador, lo heredemos sus hijos!”.

El Capítulo General SS.CC. de 2012 nos dejaba este mensaje: “Los Mártires del siglo XX en España nos animan a ser testigos de la fe en medio de la dificultad de creer que afecta a muchos y a nosotros mismos”.

El testimonio “rojo” o de sangre de nuestros hermanos mártires es un estímulo para que nosotros vivamos con valentía el martirio (testimonio) “blanco” del día a día en los ambientes en que nos toque vivir.

Así concretaba este testimonio el Papa Francisco en el mensaje que dirigió a los peregrinos presentes en la beatificación de Tarragona: “Imploremos la intercesión de los mártires para ser cristianos concretos, cristianos con obras y no palabras; para no ser cristianos mediocres, cristianos barnizados de cristianismo pero sin sustancia; ellos no eran barnizados, eran cristianos hasta el final; pidámosles su ayuda para mantener firme la fe, aunque haya dificultades, y seamos así fermento de esperanza y artífices de hermandad y solidaridad”.



 
Comentarios
 
Déjanos tu opinión:

Nombre:
   

Dirección de E-mail:
   

Comentario:

 
 


Reload Image

Código:

 
   
 
Compartir

  • Print this article!
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google Bookmarks
  • Meneame
  • Technorati
  • TwitThis
  • Netvibes
  • MySpace
  • LinkedIn
  • Turn this article into a PDF!
  • E-mail this story to a friend!