Noticias

Comentario al Evangelio dominical



12 de Octubre de 2014
Redacción
(0) Comentarios

Comentario al Evangelio dominical, de la mano de Osvaldo Aparicio ss.cc.


La parábola de hoy, en realidad, son dos, unidas por el evangelista en una sola: la primera sería la de los invitados al banquete y, la segunda, la del comensal sin vestido de fiesta. Por eso, se puede destacar un doble mensaje.

La parábola de hoy, en realidad, son dos, unidas por el evangelista en una sola: la primera sería la de los invitados al banquete y, la segunda, la del comensal sin vestido de fiesta. Por eso, se puede destacar un doble mensaje. ¿Cuál es el de la primera parte: los invitados al banquete de bodas? En todas las culturas los banquetes familiares son siempre expresión de fiesta y ocasión para reunirse con los íntimos y allegados; en los banquetes que tienen un carácter más social, se invita a aquellos que tienen una cierta relevancia económica, cultural, política, etc… y, con frecuencia, se aprovecha para establecer diferentes acuerdos. Tanto unos banquetes como otros son “restringidos”, o sea, los invitados se seleccionan y se invita sólo a aquellos que se juzga tienen algún derecho. La parábola nos dice que, ante el desprecio que los convidados “seleccionados” hacen al rey, rechazando el asistir a la boda de su hijo, él responde “universalizando” la invitación: envía a sus criados a los cruces de los caminos para que inviten a todos los que encuentren. El mensaje que se deduce es claro. Dios invita a todos a participar en su reino, a formar parte de su pueblo; ya no hay privilegios adquiridos ni distinciones de clase. El evangelio debe llegar a todos. Es universal. Es muy posible que la comunidad a la que dirigía Mateo su evangelio, como era de origen judío, corría el peligro de encerrarse en sí misma y en su propio mundo, y que le costara aceptar a los provenientes del paganismo; se le haría difícil vivir la universalidad de la que con tanta claridad habla san Pablo: en Cristo Jesús ya no hay ni judíos ni gentiles, ni esclavos ni libres, ni hombre ni mujer. En esta misma tentación de encerrarse en sí misma puede caer la Iglesia; puede perder de vista su universalidad y dejar de ser misionera. El Papa Francisco, contemplando la situación actual de la Iglesia y reflexionando sobre el mandato misionero de Jesús: Id y haced que todos los pueblos sean mis discípulos, nos exhorta: Salgamos, salgamos a ofrecer a todos la vida de Jesucristo … Prefiero una Iglesia accidentada, herida y manchada por salir a la calle, antes que una iglesia enferma por el encierro, y la comodidad de aferrarse a las propias seguridades (E.G., nº 49) ¿Cuál es el mensaje de la segunda parte de la parábola, o sea, la del comensal sin vestido de fiesta? Cuando el rey entró a saludar a los comensales, reparó que uno de ellos no llevaba traje de fiesta y le dijo: “Amigo, ¿cómo has entrado aquí sin vestirte de fiesta”? Hay una sencilla aplicación relacionándola con la Eucaristía: banquete al que Jesús nos invita domingo a domingo. Él quiere que vengamos con “vestido de fiesta”. Todos entendemos que no se trata del vestido exterior, sino que se refiere a nuestra disposición interior, o sea, tener un estilo de vida que hemos de procurar se parezca cada vez más al de Jesús. Cuando san Pablo nos dice que debemos “discernir o examinarnos antes de comer el pan y beber el cáliz del Señor”, nos está indicando que pensemos en cuál es nuestra actitud hacia el hermano, porque no se debe separar el banquete fraterno de la Eucaristía de la exigencia de fraternidad en el resto de la vida. Procurar en la vida diaria seguir el camino de Jesús y esforzarse en imitar su estilo de vida, eso es el “vestido de fiesta”.

 
Comentarios
 
Déjanos tu opinión:

Nombre:
   

Dirección de E-mail:
   

Comentario:

 
 


Reload Image

Código:

 
   
 
Compartir

  • Print this article!
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google Bookmarks
  • Meneame
  • Technorati
  • TwitThis
  • Netvibes
  • MySpace
  • LinkedIn
  • Turn this article into a PDF!
  • E-mail this story to a friend!