Noticias

Venid a mí



06 de Julio de 2014
www.sscc.cl
(0) Comentarios

Tres laicos vinculados a la Congregación en Argentina hacen su comentario al Evangelio dominical, conforme a sus experiencias. Ellos son: Martín Díaz, Cristóbal Moller y José Tomás Puga.


El mundo de hoy está lleno de dolor, y hay algunos a los que les toca más liviano que a otros. Creemos que Jesús en esta lectura está diciendo que aquellos que cargan con ese dolor son quienes recibirán su descanso y su alivio. Pero, ¿qué pasa con los que no nos sentimos tan cansados y agobiados? Como nosotros que tenemos un techo y comida todos los días. ¿Qué tenemos que hacer para sentir ese descanso de Jesús? Nosotros creemos que este evangelio nos invita a cargar con el yugo del mundo cada día, pese al cansancio que eso implica, ya que solo así sentiremos esa fuerza e impulso del padre. Esta invitación puede que no suene atractiva, muchas veces nos dan ganas de pasarlo bien y dejar de pensar en el dolor del mundo, como nos pasaba en el colegio, en que a veces éramos solidarios yendo a trabajos de invierno o misiones, pero después nos daban ganas de hacer una fiesta de graduación lo más derrochadora posible y olvidarnos de todo; en verdad suena malo estar todo el día pensando en las preocupaciones del mundo, pero Jesús nos dice que no es una carga tan pesada, que nos dará su fuerza para llevarla y que además vamos a gozar de su descanso. A veces uno va en la micro, cansado y rodeado de gente que también se ve cansada y agobiada, pero es ahí donde está Jesús acompañándonos y al darnos cuenta de su presencia podemos sentir su rica energía.

Sin duda que es bueno a veces descansar y celebrar, pero nada es mejor que la sencillez, ya que es a los sencillos a quienes se les revela el padre. No es en la fiesta de quince donde sentimos el calorcito de Jesús, sino en el cumpleaños con la familia y la gente que más te quiere. Viviendo acá en Libertad lo pudimos comprobar hace poco en el cumpleaños del Cristóbal, en el que lo pasamos súper bien de manera muy sencilla, hicimos una torta casera batiendo la crema con tenedor, vinieron algunos amigos y compartimos aquí en la casa. Fue muy tranquilo en comparación al tremendo carrete que se hizo el año pasado al cumplir dieciocho, pero dice que esta vez se sintió mucho más feliz en el fondo.

Intentemos ser sencillos y ser conscientes del dolor del mundo, que aunque suena cansador, está copado porque Jesús nos acompaña y nos sentimos felices en su estilo.

 
Comentarios
 
Déjanos tu opinión:

Nombre:
   

Dirección de E-mail:
   

Comentario:

 
 


Reload Image

Código:

 
   
 
Compartir

  • Print this article!
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google Bookmarks
  • Meneame
  • Technorati
  • TwitThis
  • Netvibes
  • MySpace
  • LinkedIn
  • Turn this article into a PDF!
  • E-mail this story to a friend!