Noticias

Consagrado para ponerse a los pies



02 de Junio de 2014
Nicolás Viel ss.cc.
(0) Comentarios

Han sido días muy significativos para el colegio Sagrados Corazones de Martín de los Heros, hace muchos años que no había en este colegio una profesión religiosa, por este motivo, la alegría y expectación por la profesión de Fernando Bueno eran enormes.


Después de ocho años de entrar en la Congregación, Fernando realizó sus votos perpetuos con el profundo deseo de entregar toda la vida a Jesús y su proyecto en la Congregación. Fue una celebración muy bien preparada, emocionante y sencilla, que alegro a todos los que hemos sido testigos del camino de Fernando en la congregación.

Fernando nos comentó, un par de días antes de la profesión, que por suerte había tenido un tiempo de retiro hace algunas semanas, porque los días previos habían sido muy intensos. Nos comentó que el ambiente y la ilusión en el colegio lo estaban ayudando a prepararse y que durante todos estos días los niños del colegio le habían hecho muchas preguntas por el significado de este paso que iba a dar (especialmente los más pequeños que suelen preguntar las cosas más difíciles).

Durante las primeras horas de la mañana, la capilla del colegio, donde Fernando vive desde hace tres años, se fue llenando poco a poco. Los hermanos y hermanas de la Congregación desde distintas ciudades se hicieron presentes en un número importante. En las primeras filas estaba parte de la familia de Fernando que viajaron desde Sevilla y quienes siguieron con mucha emoción toda la celebración. El coro desde muy temprano estaba ensayando las canciones que animarían la profesión. Llamaba la atención la cantidad de alumnos del colegio, quienes además participaron en la celebración proclamando lecturas, peticiones y presentando algunas ofrendas. En general había un ambiente de mucha alegría para este acontecimiento totalmente nuevo para los alumnos y profesores.

En la homilía Enrique nos invitó a descubrir la belleza de cada una de las lecturas que Fernando eligió, o bien que ellas lo eligieron. En la primera lectura del profeta Isaías (Is 54,5-10), Enrique resaltó la promesa de misericordia que el Señor hace a través del profeta, "aunque se retiren los montes, y vacilen las colinas, no se retirará de ti mi misericordia, ni mi alianza de paz vacilará" y en la segunda lectura de la carta a los Romanos (Rom 6,3-11) se centró en ese bautismo que nos incorpora a la muerte de Cristo y que nos conduce a una vida nueva en Dios.

La lectura del evangelio fue muy significativa para lo que estábamos viviendo (Jn 13, 1-15). Enrique resaltó que esta lectura del lavatorio de los pies, nos recuerda que la esencialidad del mensaje de Jesucristo es el servicio y que el gesto de Jesús de "ponerse a los pies" de sus discípulos es una señal para que nuestra vida, que nos debe conducir hacia aquellos lugares que nadie quiere ir y hacia las personas que necesitan más.

Enrique recordó aspectos de la vida de Fernando que han sido muy importantes, como su encuentro con realidades de sufrimiento, "sabías que tu vida tenía que ser fiel al sufrimiento de las personas, por eso te costo dejar tanto la medicina, pero te diste cuenta que se podía ser fiel al sufrimiento desde Dios". Esto fue muy significativo porque los que conocemos a Fernando sabemos que su vocación está configurada por un profundo deseo de reparar la vida humana desde el amor de Dios, algo muy propio de nuestra congregación.

En la homilía se resaltó que el compromiso que hace Fernando con Jesús en la congregación es definitivo, con todo lo que significa esta palabra para nuestra cultura actual. Enrique recordó que "todo esto no lo haces por ti, sino para que el Reino llegue a todos lados". Enrique, haciendo eco del evangelio, invitó a Fernando a cultivar una actitud de servicio para su vida y lo animó a seguir "poniéndose a los pies" de los alumnos, profesores y de toda la gente del colegio. Finalmente le pidió a Fernando que no perdiera el encuentro con Dios en la eucaristía y adoración, porque ahí está la fuerza para entregar la vida. Finalmente recordó el trasfondo litúrgico del día de la profesión, la fiesta de la visitación de María, la cual puede ser un icono sugerente de esta Iglesia que está llamada a salir de sí misma para compartir la alegría de Dios, metáfora permanente del Papa Francisco.

La celebración siguió durante varias horas más en los patios del colegio con un ambiente muy festivo y familiar. Todos "con la camiseta puesta" esperaban a Fernando para felicitarlo o para sacarse alguna fotografía con él.

Mención especial tiene uno de los momentos más emotivos de la celebración, la acción de gracias que Fernando realizó al terminar la misa, en la cual recoge todo el camino de estos años. A través de ella Fernando compartió que se sentía con el corazón profundamente arrebatado y expropiado por el amor de Dios y que "con un simple gracias bastaría y cualquier otra palabra quedaría relegada a un segundo lugar".

Fernando agradeció a Dios por tocar su vida con delicadeza, paciencia y ternura. "Me siento agradecido porque te has fijado en mí". En un segundo momento agradeció la paradoja de la fe y la vocación, y reconoció que "la máxima experiencia del amor de Dios ha venido de la mano de la máxima experiencia de la miseria humana, tanto personal como ajena", y es ahí donde Fernando ha vislumbrado que la llamada como religioso es a permanecer a los pies de la cruz. Después agradeció a su familia que le ha enseñado que el amor todo lo puede, agradeció las experiencias que le han permitido descubrir a Dios en la miseria del mundo y a las personas necesitadas que Dios ha puesto en su camino. Agradeció los estudios de teología que le han hecho querer y conocer más a Dios y el testimonio de vida de sus profesores.

Por último, agradeció a la Congregación, a su comunidad, y a cada uno de los lugares en los que ha estado, especialmente a su lugar actual, el colegio de Martín de los Heros. Recordó con mucha emoción: "Cómo cambia la cosa: las lágrimas amargas que derramé cuando llegué aquí dejan ahora paso a un profundo amor a esta casa y a las personas que aquí están". En palabras de Fernando podemos decir que terminamos el día con un gracias sencillo y profundo, que cuenta para toda la eternidad.

     
 
Comentarios
 
Déjanos tu opinión:

Nombre:
   

Dirección de E-mail:
   

Comentario:

 
 


Reload Image

Código:

 
   
 
Compartir

  • Print this article!
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google Bookmarks
  • Meneame
  • Technorati
  • TwitThis
  • Netvibes
  • MySpace
  • LinkedIn
  • Turn this article into a PDF!
  • E-mail this story to a friend!