Noticias

No tengáis miedo



18 de Mayo de 2014
Redacción
(0) Comentarios

Comentario al Evangelio dominical, de la mano de Miguel Díaz Sada ss.cc.


El evangelio de este domingo nos presenta a Jesús despidiéndose de sus discípulos. No es una despedida rutinaria; se trata del adiós definitivo ante la muerte que se le avecina. Y les dice algo nunca oído: No estéis intranquilos. Cuando muera “iré a prepararos sitio”; después, “volveré y os llevaré conmigo” al nuevo mundo en que todos seremos hermanos en torno a Dios, Padre de todos.

Nunca nos hubiéramos imaginado semejantes palabras de despedida en boca de Jesús. Ahora resulta que la muerte ya no es el final, sino más bien lo contrario: el comienzo de una vida plena y feliz junto a Dios y con todos nuestros hermanos, en un mundo nuevo, en la casa del Padre, donde hay lugar para todos. ¡Esta sí que es una buena noticia!

Es algo tan sorprendente que ni Tomás ni nosotros lo vemos claro. Por eso Jesús le pide a Tomás, a sus discípulos y a todos nosotros que tengamos confianza en Dios, que nos fiemos de El y que le sigamos.

Jesús, el Buen Pastor, va delante de nosotros. El ya ha recorrido el camino de esta vida y ha pasado por la soledad y la oscuridad de la muerte; Dios Padre le acompañó en la vida y no le abandonó en la muerte. Le ha resucitado y vive para siempre. Por eso, puede garantizarnos que volverá, y que nos guiará por un camino que también a nosotros nos llevará a la Casa del Padre en el Cielo.

Indícanos ese camino, le pregunta Tomás. Jesús le responde: “Yo soy el Camino”. Es un camino que pasa por las bienaventuranzas, la misericordia, la compasión, el perdón y… una confianza ilimitada en Dios Padre. Caminando con Jesús, vivimos con gozosa esperanza en nuestros corazones.

Nuestro futuro no es incierto. Está en manos del Dios de la Vida. El que resucitó a Jesús de entre los muertos, nos resucitará también a nosotros y nos acogerá en un mundo nuevo “donde no habrá ni luto ni llanto ni dolor” sino paz y alegría para siempre y para todos.

No tengáis miedo, creed en Dios y creed también en mí. Jesús resucitado vuelve a nuestro lado; le sentimos especialmente cercano en la celebración de la eucaristía, cuando nos ilumina con su palabra y nos alimenta con el Pan de la Vida.

 
Comentarios
 
Déjanos tu opinión:

Nombre:
   

Dirección de E-mail:
   

Comentario:

 
 


Reload Image

Código:

 
   
 
Compartir

  • Print this article!
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google Bookmarks
  • Meneame
  • Technorati
  • TwitThis
  • Netvibes
  • MySpace
  • LinkedIn
  • Turn this article into a PDF!
  • E-mail this story to a friend!