Noticias

He venido para que tengan vida



11 de Mayo de 2014
Redacción
(0) Comentarios

Comentario al Evangelio del IV Domingo de Pascua a cargo de Miguel Díaz Sada ss.cc.


San Damián fue un pastor según el Corazón de Dios

Ya en las catacumbas Jesús aparece representado como Buen Pastor que lleva a hombros la oveja herida. Imagen que a todos nos resulta entrañable e inspiradora. ¡Cuántos cristianos leemos el salmo “El Señor es mi Pastor, nada me falta” en momentos delicados de nuestra vida!

Tal como Juan describe al Buen Pastor, sólo Jesús puede serlo. Nos conoce a cada uno por nuestro nombre, nos llama, nos guía por el camino justo, nos cura y alimenta, tiene especial predilección por los enfermos y débiles, a todos busca, sin excepción, porque quiere que todos tengan vida. Para eso ofrece libremente su vida, para que tengamos vida en abundancia. El, que ha pasado por las “cañadas oscuras” de la vida y de la muerte, nos conduce hacia “fuentes tranquilas”.

Nosotros reconocemos su voz. Estamos acostumbrados a su tono, pues todos los domingos sale a nuestro encuentro, nos habla y nos invita. Todos los domingos, como Buen Pastor, restaña nuestras heridas, nos perdona y nos hace sentarnos a su mesa para que nos alimentemos con el pan de la vida.

De esta forma tan sencilla y sugerente, describe Juan la relación de Jesús con todos y cada uno de sus discípulos de entonces y de ahora. El domingo del “Buen Pastor”, celebrado en tiempo de pascua, se nos invita a las comunidades cristianas a pedir por las vocaciones sacerdotales y religiosas y por los que ya son sacerdotes: que haya muchos pastores a la medida del corazón del Buen Pastor; que sean memoria viva y recuerdo fiel del paso de Jesús entre los hombres; que en ellos resplandezcan las actitudes de servicio y acogida de Jesús.

Ampliemos el horizonte de nuestra oración: ser discípulo de Jesús significa transformarse en “buen pastor”, pues todos tenemos personas que cuidar, alimentar, acompañar, sanar, reconfortar... Dentro de nuestra comunidad humana, en el seno de nuestra familia, en la comunidad de la iglesia, Jesús, el único BUEN PASTOR con mayúsculas, nos enseña a ejercer unos para con otros de “buenos pastores” que buscan no el propio beneficio sino que los demás tengan vida y la tengan en abundancia.

 
Comentarios
 
Déjanos tu opinión:

Nombre:
   

Dirección de E-mail:
   

Comentario:

 
 


Reload Image

Código:

 
   
 
Compartir

  • Print this article!
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google Bookmarks
  • Meneame
  • Technorati
  • TwitThis
  • Netvibes
  • MySpace
  • LinkedIn
  • Turn this article into a PDF!
  • E-mail this story to a friend!