Noticias

Encuentro de formación inicial Madrid-Salamanca



01 de Mayo de 2014
Jorge Gª Fernández de Arellano ss.cc.
(0) Comentarios

"¿Buscáis a Jesús el Nazareno, el Crucificado? Ha resucitado. No está aquí... Va delante de vosotros a Galilea; allí lo veréis, como Él os había dicho" (Mc 16).


Con esta cita del evangelio comenzaba un día, en el que nos encontrábamos casi todos los hermanos y hermanas de Formación Inicial para tener justos un tiempo de retiro personal y de encuentro.

Miguel Díaz ss.cc., nos acompañó el primer rato de la mañana, regalándonos unas palabras enormemente sugerentes, que nos invitaban a entrar de lleno en la alegría pascual. Aquí trataré de compartiros algunas de las invitaciones que yo intuía y con las que estuve rezando:

Recibía la invitación a buscar a Dios en la cotidianeidad de nuestra vida, con la frase del Buen Padre "Gustad a Dios en el camino de la vida". Incitación a tomar conciencia de que la resurrección viene precedida de una muerte; es decir, no quitarle ni "un gramo" a la dureza de lo sucedido en la pasión, pero sabiendo ver (ya en la entrega) esa alegre promesa de la resurrección. Invitación a vivir enfrentando el miedo; sin suprimirlo o eliminarlo "mágicamente"; únicamente enfrentarlo, mirando a Ese que estuvo crucificado y muerto, pero que ahora Vive. Invitación a ser conscientes de que no nos salvamos a nosotros mismos por nuestra mucha fuerza, sino que es Jesús mismo el que nos salva con su resurrección (ya que "va delante de vosotros"). Invitación a vivir como posible y creíble la resurrección, no tratando de ser "constructores" de su Reino, sino transformando nuestra mirada, para descubrir así los signos de su Resurrección en nuestro mundo, en nuestros lugares del día a día.

Por último nos invitaba también a "Salir", como bien insiste nuestro Papa Francisco. A sentirnos enviados y "marcados a fuego" por una misión: por Su misión. Y a hacer esto en medio de nuestras realidades: en el estudio, la vida en comunidad, el trabajo, los tiempos de descanso... A ser "resucitados" capaces de "hallar resurrección" en nuestro entorno.

Después por la tarde pudimos compartir lo rezado y reflexionado en la mañana, entrando también en lo que cada uno va viviendo en este tiempo.

Sin duda disfruté enormemente el encuentro con los hermanos/as, especialmente con aquellos que menos veo normalmente... Pero si algo destaco fue vivir (de forma siempre nueva) la experiencia de que la Resurrección de Jesús no acontece precisamente donde había fiesta, alegría y vida, sino donde había angustia, soledad, abandono... muerte. Y esto nos trae esperanza y lo cambia todo.

 
Comentarios
 
Déjanos tu opinión:

Nombre:
   

Dirección de E-mail:
   

Comentario:

 
 


Reload Image

Código:

 
   
 
Compartir

  • Print this article!
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google Bookmarks
  • Meneame
  • Technorati
  • TwitThis
  • Netvibes
  • MySpace
  • LinkedIn
  • Turn this article into a PDF!
  • E-mail this story to a friend!