Noticias

Mensaje del Superior General



16 de Marzo de 2014
Redacción
(3) Comentarios

Antes de finalizar la eucaristía de corpore insepulto de nuestro querido Ramón Mera ss.cc., en una abarrotada Parroquia de los Sagrados Corazones de Sevilla, el Superior Provincial ha leído unos párrafos de este mensaje que le ha enviado el Superior General, Javier Álvarez-Ossorio ss.cc., al tener noticia de la muerte de Ramón.


Ramón con hermanos ss.cc. y con el Superior General

Querido Enrique:

Te escribo desde Polonia, donde estoy realizando la visita canónica. Esta tarde me ha llegado la noticia de la muerte de Ramón. Descanse en paz nuestro querido hermano.

Repaso ahora en la mente y en el corazón mi correspondencia y mi encuentro con Ramón hace menos de un año, cuando veíamos juntos la manera de realizar un proyecto que le había propuesto. Hablamos de muchos asuntos, suyos y míos, que tocaban cosas profundas e importantes, como casi siempre ocurría cuando se hablaba en serio con él. Pude entonces constatar, una vez más, su calidad humana y espiritual, su fe de una pieza, su fina inteligencia, su disponibilidad religiosa, y su lealtad fraterna a pesar de las contrariedades que se pudieran presentar en el camino.

Estábamos ya imaginando el inmediato futuro, poniendo fechas a los pasos que había que dar… pero Dios tenía otros planes. A los pocos días, se declaró la enfermedad que se lo llevaría de nuestro lado.

Volví a verlo en enero, con la enfermedad ya muy avanzada, rodeado del cariño de los hermanos, de sus cuidadores, de su familia, y de tantas personas cuyo afecto se ganó a base de escucha, de palabra dirigida al corazón, y de testimonio de fe.

En cierta ocasión especialmente significativa para mí, me escribió una nota en la que decía algo así: “los mejores medios son aquellos que unen al discípulo con su Señor”. Era un pensamiento que bebía de la fuente de San Ignacio, uno de sus maestros espirituales. Confío en que ahora Ramón alcanzará esa unión plena con Jesús, que tanto meditó, rezó, estudió y predicó.

Se lleva con él, como ofrenda al Padre, muchos secretos y pedazos de vida de tantos a los que -como a mí- escuchó, confesó, orientó, iluminó, socorrió.

Me uno a todos vosotros, a su familia y a sus innumerables amigos, en la acción de gracias a Dios por el don de nuestro hermano, y en la petición humilde y sonora de que Ramón escuche el deseado recibimiento anunciado por el Maestro: “Ven bendito de mi Padre… entra en el banquete de tu Señor”.

A los Sagrados Corazones de Jesús y de María, honor y gloria.

Tu hermano,

Javier

 
Comentarios
 
1  |  Juan Antonio Vital  | 17-03-2014

Fue mucho más que nuestro profesor de Teología Trinitaria, fue para todos los seminaristas de Jerez un modelo a seguir. Damos gracias a Dios por haberlo puesto en nuestro camino. Gracias P. Ramón por el bien que ha hecho, por su amabilidad, por su paciencia, por sus consejos, por su amistad y paternidad hacia cada uno de nosotros. Siempre le recodaremos. Seminario Diocesano de Asidonia-Jerez

 
2  |  Rafael Ceballos García  | 17-03-2014

Se ha ido parte de mi vida con él; Estimado Ramón; Tengo la necesidad de expresar te por última vez unas palabras que estoy seguro que no nacen sólo de mi corazón, después de haber leído tantos comentarios sobre tu enfermedad y posterior fallecimiento, tanto en las redes sociales como personalmente. Te quiero dar las gracias por haberte conocido, por ser mi amigo, como un hermano y por todas tus enseñanzas a lo largo de los treinta y cinco años que te he tratado. Siempre has estado ahí, cuando más falta nos has hecho pero me consta que ese ha sido tu estilo de vida, la entrega y dedicación al que más lo necesita y lo has llevado con una generosidad y humanidad que no he conocido en ninguna persona, por donde has pasado has dejado siempre una huella imborrable de amor y generosidad. Antes de empezar tu tratamiento, en una de las charlas que mantuve contigo te dije que rezaría por ti, para que te curases pronto sin embargo me respondiste con el semblante sereno que siempre te ha caracterizado “Reza porque no pierda la Fe”. Imposible Ramón, tu eres la Fe, para muchos creyentes la persona más cercana a lo que entendemos por nuestro Dios padre y me atrevo a asegurar con todo el respeto que eres una prueba de que Dios existe. Siempre pensando y preocupándote por tu familia, por tus hermanos de la congregación, por tus alumnos, feligreses y siempre con tu sonrisa y con buenas palabras hacia todo el mundo. Nos has enseñado a creer sólo con lo que transmitías, no sólo de palabra sino con tus acciones a querer a Dios, al prójimo, a nuestro colegio y a los Sagrados Corazones del cual has sido su más insigne estandarte. Es imposible describirte, resumiendo sólo puedo decir que eres una buena y gran persona. Como amigo, hermano y creyente sólo le pido a Dios te tenga en su gloria y estoy seguro que te dará el sitio que te mereces a la derecha del padre.

 
3  |  Familia Valderrama Jiménez  | 16-03-2014

Hace muchos años que lo conocíamos ,fue compañero,profesor y tutor de nuestro hijos.Siempre lo tendremos en nuestras oraciones.Desde ahora una estrella más brillará en el cielo.

 
1
Déjanos tu opinión:

Nombre:
   

Dirección de E-mail:
   

Comentario:

 
 


Reload Image

Código:

 
   
 
Compartir

  • Print this article!
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google Bookmarks
  • Meneame
  • Technorati
  • TwitThis
  • Netvibes
  • MySpace
  • LinkedIn
  • Turn this article into a PDF!
  • E-mail this story to a friend!