Noticias

Ha fallecido el P. Ramón Mera



15 de Marzo de 2014
Leopoldo Antolín Aguilar ss.cc.
(6) Comentarios

En la mañana del 14 de marzo, el Superior Provincial, Enrique Losada ss.cc., ha comunicado a los hermanos la muerte, acaecida a primeras horas, de nuestro querido hermano Ramón Mera García, en la comunidad de Conde de Gálvez (Sevilla), invitando a todos a la oración por él y por su familia. El sábado, 14 de marzo, a las 12 h. habrá una eucaristía en la Parroquia de los Sagrados Corazones de Sevilla. A las 17 h., se celebrará la misa corpore insepulto en la Parroquia del Divino Salvador de su Vejer de la Frontera natal. Acto seguido tendrá lugar su inhumación en la cripta de dicho templo parroquial.


Biografía del P. Ramón Mera García ss.cc.

Ramón Mera García, el Padre Ramón, nació el 3 de mayo de 1956 en Vejer de la Frontera (Cádiz). vejer56@... era su correo electrónico pues siempre presumió de Vejer y de ser de pueblo. Sus padres Manuel y Antonia, padres de 4 hijos, vivían del campo y de la huerta, justo detrás del Santuario de la patrona, la Virgen de la Oliva. Conoció a la Congregación de los Sagrados Corazones en el Colegio de Rodríguez de Valcárcel (Cádiz). Entró y "tomó hábito" en Sevilla el 28 de septiembre de 1975, donde hizo el noviciado con el P. Luis Aguilar. Un año después hizo su profesión temporal el 29 de septiembre de 1976. Estudió Filosofía y Teología en el Centro de Estudios Teológicos de Sevilla e hizo su Profesión Perpetua también el 29 de septiembre de 1981. Fue destinado a la Parroquia de Ntra. Sra. de la Candelaria, donde se ordenó de diácono el 23 de octubre de 1981. De sacerdote lo haría en la Parroquia de los Sagrados Corazones de Sevilla el 29 de mayo de 1982.

Después de vivir en la comunidad del barrio de la Candelaria fue a Madrid, a la comunidad de la Parroquia de los Sagrados Corazones, a estudiar la licenciatura en Teología Dogmática en la Universidad Pontificia de Comillas, haciendo su tesina en la cristología de K. Rahner (como siempre dirá, con los textos que estaban traducidos al español). Su afición por la Teología se incrementó y ya no pararía.

Después de volver a la Candelaria fue en 1988 al Colegio San José como superior de la comunidad y coordinador de la pastoral. Aquí conoció a mucha gente que acompañó y siguió hasta el final, se ganó el aprecio, la admiración y el cariño de muchos alumnos y familias que entonces le conocieron y trataron muy de cerca, él siempre los recordó.

En septiembre de 1993 fue destinado a la comunidad de formación interprovincial de Islas Cíes, donde iba como socio del formador y donde pudo retomar sus estudios de Teología, aprendiendo alemán para hacer el Doctorado en la obra de su probablemente teólogo favorito: Hans Urs von Balthasar. Eso hizo que a partir de entonces se le llamara cariñosamente “Padre Ramón von Mera”.

No pudo más que empezar el doctorado pues a los pocos meses, en la Semana Santa de 1994 salió elegido provincial, un cargo que renovaría en dos ocasiones más agotando el plazo de 9 años. Sirvió y visitó mucho a los hermanos cuidándoles en su fe y vocación. En este tiempo se acercó y estudió en profundidad los Ejercicios Espirituales de S. Ignacio de Loyola.

Al dejar de ser provincial fue trasladado en el año 2003 a San Fernando, al Hogar Padre Damián, donde vivió dos años siendo, además, profesor del IES "La Bahía" y coadjutor de la del Buen Pastor.

Tras estos dos años fue destinado en 2005 como párroco de S. Pablo al barrio de S. Telmo en Jerez. Ya allí el obispo Juan del Río lo nombró Delegado para la Vida Consagrada. Estando en esta ciudad, se le detectó el primer tumor y fue operado de colon, y allí vivió hasta que la salud le hizo trasladarse temporalmente a El Escorial y finalmente a Sevilla, a la comunidad de Conde de Gálvez, donde ha fallecido este 14 de marzo, por la mañana, rodeado de los PP. Antonio Alcayde y Carlos Navascués, así como de sus cuidadores.

En una de los artículos que escribió con motivo del bicentenario de la Congregación y en la que se le pedía que explicara su vida y vocación quiso terminar con estas palabras de Santo Tomás Moro: Tu gracia dame, Buen Señor, para tener en poco este mundo. Para unir fuerte mi alma a ti, para no depender de boca de hombre ni de mano de hombre. Haz que lleno de alegría, querido Señor, piense en ti y, devotamente, pida tu ayuda. Concédeme que confíe del todo en tu consuelo y que te ame como premio a mis esfuerzos; que reconozca mi maldad y mi miseria y en tu mano me haga humilde. Alabo, Señor, lo que ya en la tierra me purifica; haz que en mi miseria y contradicción sea alegre. Que recorra el estrecho camino hacia la vida, que a la cruz de Cristo preste mis hombros y que mi última hora tenga en mente.

Este texto no es más que una de las muchas "perlas" con las que solía alimentar nuestra fe. Adiós a este hermano sabio, a este gran predicador, a este lector insaciable, a este acompañante espiritual de tantos, a este pastor, a este dador de ejercicios, a este amante de la teología y de la cultura, a este hombre de iglesia, a este religioso de los sagrados corazones, a este cura de pueblo. Gracias, Ramón.

 
Comentarios
 
1  |  Alberto Plaza  | 17-03-2014

La muerte de un ser querido es algo muy difícil de soportar, por mucha fe que se tenga. La fe te sostiene y evita que caigas en la desesperación, pero no te evita el cáliz de amargura.

Gran verdad la de las palabras del padre Ramón: el cristiano se la juega de verdad cuando está en la cruz, no cuando la contempla en otros.

Debe quedarnos el consuelo y la esperanza de que él ya está en el seno del Padre e intercede por nosotros desde el Cielo; de alguna forma sigue entre nosotros, aunque de una forma no visible con los ojos corporales sino con los del alma.

Descanse en paz, el muy querido padre Ramón. Su vida ha dado muchos frutos: la parroquia esta mañana ha sido una prueba patente.

Un abrazo muy fuerte, hermano.

Te quiero mucho.

"La palabra consuelo es hermosa. Significa ser con el que está solo(solus). Brindar consuelo es una de las maneras más importantes de cuidar del otro. La vida está tan llena de dolor, tristeza y soledad que con frecuencia nos preguntamos qué podríamos hacer para aliviar los inmensos sufrimientos que vemos. Podemos y debemos ofrecer consuelo. Podemos y debemos consolar a la madre que perdió a su hijo, al joven que contrajo sida, a la familia que perdió su casa, al soldado herido, al adolescente que está pensando en suicidarse, al anciano que se pregunta por qué tiene que seguir viviendo. Consolar no significa quitar el dolor, sino estar junto al que lo sufre y decirle: No estás solo. Yo estoy contigo. Juntos podemos llevar nuestra carga. No tengas miedo. Yo estoy aquí. Eso es consuelo. Todos necesitamos tanto darlo como recibirlo".

Henri Nouwen

 
2  |  Salvador y Puri  | 17-03-2014

Querido Enrique:

Motivos familiares nos han impedido asistir a la eucaristía en Sevilla por nuestro hermano Ramón y su posterior inhumación en Vejer. Digo bien "asistir" pues puedes estar seguro que a Ramón le hemos tenido muy presente durante estos días especialmente, así como durante todo el proceso de su enfermedad.

Además de sentirnos miembros de la familia SSCC, hay una razón especial en el caso de Ramón. Buceando en mi memoria recuerdo unos días de "Ejercicios Espirituales" que dirigió a nuestro hijo Paco y que yo intuí, por conversaciones posteriores, que habían influido muy positivamente en él. Como padres estamos sumamente agradecidos a todos los que, en algún momento, han aportado un granito de arena para la realización personal de nuestro hijo y para reafirmar su respuesta a la llamada del Padre.

Conocimos más profundamente a Ramón durante su estancia en San Fernando. Sus valores personales y religiosos son reconocidos por todos los que le hemos tratado. Como he leído en la carta que ha remitido el P. Javier "Dios tenía otros planes", aunque a veces nos resulta tan extraños esos planteamientos. Ramón, desde la cercanía del Padre, velará por todos nosotros y por la Congregación SSCC.

Un fraternal abrazo

Puri - Salvador

 
3  |  Carmen y Jose Maria  | 16-03-2014

Pertenecemos a los Equipos de Nuestra Señora y junto con otros cuatro matrimonios formamos el grupo cuyo Consiliario era Ramon.Hemos compartido con el su enfermedad y nos ha dado un gran ejemplo de como aceptar las dificultades.Que podemos decir de el? Que nos ha dejado huerfanos.Ya no rezaremos por el sino a el para que interceda ante Dios por nosotros y nuestras familias.Gracias Señor por haberlo puesto en nuestro camino.

 
4  |  Fº Javier  | 15-03-2014

Gracias Padre, por todo lo que has dejado en nuestros corazones y en nuestras almas. http://www.youtube.com/watch?v=9hCtedrn65U

 
5  |  María Jesús  | 14-03-2014

Querida familia de los Sagrados Corazones, me uno a vosotros en oración por el hermano Ramón, que ya descansa en los brazos del Padre.

 
6  |  Caridad  | 14-03-2014

Descanse en paz, padre Ramón. Que suerte haberte conocido y haberte tenido de consiliario en nuestro Equipo de Nuestra Señora. Gracias, gracias, mil gracias. Te recordaremos siempre y te llevaremos en el corazón.

 
1
Déjanos tu opinión:

Nombre:
   

Dirección de E-mail:
   

Comentario:

 
 


Reload Image

Código:

 
   
 
Compartir

  • Print this article!
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google Bookmarks
  • Meneame
  • Technorati
  • TwitThis
  • Netvibes
  • MySpace
  • LinkedIn
  • Turn this article into a PDF!
  • E-mail this story to a friend!