Noticias

‘Sesentones y setentones en El Escorial’



14 de Marzo de 2014
Carlos Barahona Nieto ss.cc.
(0) Comentarios

Dieciséis hermanas y quince hermanos SS.CC. de esa franja de edad se han reunido en la Casa San José de la noche del 6 a las primeras horas de la tarde del 8 de marzo. El día más intenso y de mayor asistencia fue el viernes 7. Lo animó entero el ponente José Luis Segovia Bernabé, ex inspector de policía, abogado en ejercicio hasta hace unos años, presbítero, párroco en Vallecas, doctor en Teología Pastoral, profesor y director del madrileño Instituto Superior de Pastoral dependiente de la Pontificia de Salamanca. “Josito” habló torrencialmente durante cuatro sesiones, pero no cansó porque su interesante reflexión teórica iba entreverada de referencias a la práctica.


Ofreció primeramente “Claves para una lectura creyente de nuestro mundo”: la historia y la vida como lugares teológicos –algo que ya dijo Melchor Cano OP en el siglo XVI–, no olvidar la utopía ni la ética, el pluralismo y la aceptación incondicional del otro, una mirada amable y crítica sobre el mundo, al estilo de Jesús. Y recordar que la Iglesia nace a los pies de la cruz, por lo que los lugares de sufrimiento son los lugares naturales de la Iglesia. Aunque uno se sienta impotente, ya que la impotencia compartida es un sacramento de Dios. Y sin olvidar sin embargo que el humor es una virtud teologal y que el Evangelio es un tratado de felicidad, haciendo que los otros sean felices.

Puestos a leer, a analizar nuestra sociedad, propuso el tema de “El mundo en que vivimos: claves para ver de dónde venimos y a dónde vamos”. El creyente no es ingenuo, discierne. Su mirada le lleva a la acción, como Jesús, que miraba con misericordia y se conmovía. Su mirada era compasiva, desideologizada e indignada si se abusaba de los pobres.

La realidad la explicó mediante la metáfora de una mesa camilla con cuatro patas: economía, política, cultura y salud. Hablando de economía es inútil hacerse ilusiones: no se puede ni se debe salir de la crisis, no se puede volver a lo de antes, esto es, a un sistema injusto que no funcionaba. Por lo que se refiere a la política, hay que influir en la toma de decisiones. No se puede permanecer excluido. Habla de la cultura en sentido amplio. Hay tres modelos: asimilacionista que supone la asunción de la cultura dominante para no quedar marginado, el de la multiculturalidad, que habla de culturas diversas, todas dominantes y por encima de las personas, y el de la interculturalidad, que explica que las culturas interactúan. Ninguna es superior, sino que asimilan lo mejor de las otras. En cuanto a la salud, está bien la física y mal la psicológica hoy y ahora.

Se extendió explicando la pata económica –“La crisis económico financiera”– y utilizó el ejemplo gráfico del tío Pepe, que de generar riqueza con su negocio en su pueblo, es arrastrado a la economía especulativa, que no produce nada. Ya Aristóteles distinguió entre economía y crematística. No se trata de especular sin producir bienes. Por cierto, a quien se encuentra bajo el umbral de la pobreza le faltan las cuatro patas. Para muestra un botón: en cuatro mil familias españolas se concentra el 60% de los presos.

Terminó invitando a un cambio en el modo de actuar –“Esperar en tiempos de crisis”– : no hace falta dinero para todo. Conviene aprovechar las oportunidades, el kairós bíblico: los grandes acontecimientos se produjeron en tiempos de crisis: el Éxodo, el exilio… Hay que replantearse las virtudes teologales: creer a pesar de lo que vemos. Y consolar al pueblo, como los profetas. Invitó a sumarse a la banca ética, al humor y a la creatividad. Y destacó la importancia de las redes sociales. Todos quedaron contentos y agradecidos. Con la adoración comunitaria concluyó la jornada.

La mañana del sábado 8 se dedicó al trabajo en grupos. Partiendo de lo escuchado y de lo leído previamente en el capítulo segundo de Evangelii Gaudium había que preguntarse por las interpelaciones sentidas en los ámbitos personal, comunitario y congregacional. Y por los medios concretos que poner en práctica frente a los retos a los que nos enfrentamos. Salieron cosas muy interesantes, que se pusieron luego en común brevemente. No hubo acedia o acedía, o sea pereza o flojedad en los grupos.

Finalmente se fijó la fecha de la reunión de 2015: del jueves 5 de marzo al caer de la tarde hasta el sábado 7 tras la comida, en la casa de las hermanas de San Lorenzo de El Escorial. La eucaristía fue el magnífico colofón. Y de la misa a la mesa para una espléndida comida muy picpuciana.

 
Comentarios
 
Déjanos tu opinión:

Nombre:
   

Dirección de E-mail:
   

Comentario:

 
 


Reload Image

Código:

 
   
 
Compartir

  • Print this article!
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google Bookmarks
  • Meneame
  • Technorati
  • TwitThis
  • Netvibes
  • MySpace
  • LinkedIn
  • Turn this article into a PDF!
  • E-mail this story to a friend!