Noticias

Toyambí yo na eséngo libéla



05 de Febrero de 2014
Carlos Barahona ss.cc.
(0) Comentarios

A las doce del mediodía del 1 de febrero de 2014 comenzó la misa de la profesión perpetua de la hermana Olga Ameko LUMBIDI en la capilla de la comunidad de las hermanas de los Sagrados Corazones de San Lorenzo de El Escorial. La ceremonia se desarrolló en un ambiente de júbilo con alternancia de cantos y danzas litúrgicas en lingala, kikongo y castellano. Arroparon a Ameko numerosas hermanas y algunos hermanos. Citemos a las novicias de Sevilla, cuatro de las cuales llegaron hace unas semanas desde África, así como las hermanas Colette BUHANGIZE, superiora de la delegación, y las consejeras Thérèse Nyindu KABINA y Brígida MACAMO, que está con las novicias en Sevilla. De Francia vinieron las hermanas Thérèse Denoual y Cécile Duffey, ambas pasaron muchos años en la que los romanos denominaron tierra “sin Frío” (A-frica).


(Fotos de Pilar Ruiz de la Prada ss.cc.)

Toyambí yo na eséngo libéla. Elímo wa Yézu apámbola yo.

Presidió la celebración Enrique Losada, superior de la Provincia Ibérica. Dio también la palabra a Álvaro de Luxán, con más de treinta años entre Congo y Mozambique, que dirigió a Olga una breve homilía en lingala. Recordó al ausente Miguel del Castillo, lesionado por caída en Sevilla, quien en principio iba a predicar. Ameko hizo sus votos en manos de la superiora general Emperatriz Arrobo. A la hora del abrazo de acogida a la neoprofesa perpetua subieron al presbiterio las hermanas y los hermanos veteranos de África. Los múltiples abrazos de los demás los recibió tras la ceremonia, mientras todo el mundo pasaba al comedor a disfrutar de una verdadera comida de fiesta, picpuciana de verdad.

Olga es congoleña. Su familia es originaria de la región de Bandundu, en el oeste del país, limítrofe con Kinshasa, el Bajo Congo y Angola. Hizo su primera profesión en 2007 y acaba de cumplir el pasado diciembre treinta y tres años (1980). Su candidatura y su postulantado se desarrollaron en Kinshasa y los dos años de noviciado en Boane, en Mozambique. Regresó al Congo y trabajó en la escuela primaria “Padre Damián”. Poco tiempo después comenzó su formación en administración escolar (2008-2010), compaginándola con la ayuda en el acompañamiento de las candidatas y postulantes. Últimamente era la encargada de las de primer año o candidatas en la casa de Mama wa Boboto (Nª Sª de la Paz), la primera de las hermanas en aquel país.

Ameko reside actualmente en la comunidad salmantina del Padre Damián, que fue residencia de estudiantes. Está aprendiendo español y luego se preparará en vistas a trabajar en la formación inicial de las hermanas africanas. Además de la lengua de su lugar de origen, el kibinga, habla kikongo ya letá, de su región, lingala, francés, y portugués. La Congregación la acoge definitivamente con alegría y la encomienda al Espíritu de Jesús, para que la sostenga día a día, como reza el título del artículo. Longonya! ¡Enhorabuena!

TshiWaTshi

     
 
Comentarios
 
Déjanos tu opinión:

Nombre:
   

Dirección de E-mail:
   

Comentario:

 
 


Reload Image

Código:

 
   
 
Compartir

  • Print this article!
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google Bookmarks
  • Meneame
  • Technorati
  • TwitThis
  • Netvibes
  • MySpace
  • LinkedIn
  • Turn this article into a PDF!
  • E-mail this story to a friend!