Noticias

Semana de sensibilización en Virgen del Camino



01 de Febrero de 2014
Tamara Cordero
(0) Comentarios

Durante la semana del 25 al 31 de enero celebramos en nuestra parroquia Virgen del Camino, de Málaga, la Semana de Sensibilización de Cáritas. El objetivo es acercar a la comunidad cristiana las necesidades de las personas a las que atendemos y también hacerles partícipes de nuestra actividad, de nuestra fe y esperanza, de nuestro amor incondicional por los más pobres.


"Tocando la realidad de nuestros barrios"

Este curso queríamos hacer algo diferente y acercarnos más a los jóvenes. Desde el equipo de Cáritas parroquial nos preguntábamos cómo lograrlo. La idea principal la teníamos clara desde el primer momento: necesitábamos sentir, necesitábamos experiencias de Dios en Cáritas y que los jóvenes se pusiesen en nuestro lugar. Por eso finalmente optamos por una convivencia matinal en la que les invitamos a vivir lo más duro de nuestro compromiso y, al mismo tiempo, lo más dulce, su amor.

La convivencia, comenzó con una presentación conjunta en la que, a través de un video, les invitamos a mirar nuestro barrio con otros ojos. Eran fotos sencillas, de nuestros edificios y plazas, pero en el interior encierran historias reales, historias de necesidad y desesperanza. Después en tres grupos fueron pasando por los diferentes talleres que preparamos.

El primero de ellos llevaba por título ‘La Acogida’. Con él quisimos poner a los jóvenes entre la espada y la pared. Conseguimos que viviesen en primera persona lo amargo que es no poder ayudar a todas las familias que lo necesitan. Para ello, una sala vacía, fría. Sobre la mesa, tres carpetas. En cada una, un caso de los muchos que han pasado por nuestro despacho. Tres familias, en diferente situación, con diferentes problemas; y las tres con muchas necesidades… Pero solo podían ayudar a una. ¿Cómo elegir? Sin duda lo más complicado de este taller no era otorgar la ayuda, si no dejar atrás a dos familias que confían en nosotros. ¿Quiénes somos nosotros para decidir a quién sí y a quién no? El Espíritu Santo nos acompaña en este camino, nos ayuda a vislumbrar cuál es la elección correcta, aunque es imposible no terminar el día con cierta tristeza por no poder ayudar a tantos como nos gustaría.

El segundo de los talleres era ‘El acompañamiento’. La sala estaba revuelta y reflejaba el desorden de una vida difícil. Una de esas historias reales y duras de contar: muchos problemas, dolor, amargura, desesperanza, frialdad, odio, rencor… Sentimientos que inundan la vida de esa persona que nos prestó su historia. ¿Cómo acompañamos esa difícil situación? Cuando terminamos de leer la historia de vida el silencio se hacía vencedor en la sala. Ni una palabra de aliento, ni un consejo aceptable. ¡Qué difícil hablar desde Dios a los demás, ser testigos de su presencia! ¡Qué difícil es acompañar a alguien con una situación comprometida! Los jóvenes se pusieron así en nuestro papel de evangelizador. En Cáritas no solo prestamos ayudas económicas, también acompañamos a los más necesitados e intentamos guiarlos por un camino mejor, guiarlos desde Dios.

Para terminar, en el taller de ‘El voluntariado’ nos preguntábamos: ¿Qué sentimos los voluntarios de Cáritas? El amor de Dios, la pasión, la alegría, la fuerza del Espíritu Santo, y también la pena, la tristeza, la impotencia… Pero, por encima de todo, la esperanza. En este taller a través de fotografías, cuadros, canciones y fragmentos de películas los jóvenes pudieron sentir todo lo que vive un voluntario de Cáritas en su quehacer diario. Dios nos acompaña para entregar nuestras vidas a los más pobres. Ya lo decía la Madre Teresa de Calcuta: “A veces sentimos que lo que hacemos es tan solo una gota en el mar, pero el mar sería menos si le faltara esa gota."

Para concluir la mañana tuvimos una oración conjunta en una capilla ambientada para la ocasión, en donde destacaba la Palabra de Dios, un símbolo de nuestra Cáritas parroquial y un gran reloj. Durante la oración se realizó un símbolo que expresaba la entrega de nuestro tiempo a Cáritas y nos comprometimos a ayudar en lo que podamos con Cáritas parroquial.

La acogida de la propuesta por parte de la comunidad parroquial ha sido fantástica. Además de los jóvenes de la parroquia asistió un grupo de adultos, que también hizo un balance positivo de los tres talleres. Gracias a ellos pudimos conocer más en profundidad nuestra Cáritas y tocar la realidad de nuestros barrios. Desde el equipo de Cáritas parroquial seguiremos trabajando por ayudar a los más pobres, acogerlos y acompañarlos en su vida diaria.

Tamara Cordero Jiménez,

Cáritas Parroquial Virgen del Camino, de Málaga.

     
 
Comentarios
 
Déjanos tu opinión:

Nombre:
   

Dirección de E-mail:
   

Comentario:

 
 


Reload Image

Código:

 
   
 
Compartir

  • Print this article!
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google Bookmarks
  • Meneame
  • Technorati
  • TwitThis
  • Netvibes
  • MySpace
  • LinkedIn
  • Turn this article into a PDF!
  • E-mail this story to a friend!