Noticias

Comentario al evangelio dominical



26 de Enero de 2014

(0) Comentarios

Comentario al tercer domingo del tiempo ordinario, elaborado por Miguel Díaz Sada ss.cc.


Está llegando el Reino de Dios

El Reinado de Dios, el Proyecto de Dios, con el que Jesús se identifica está ya muy próximo; mejor, está ya presente en nuestro mundo. Toda la vida de Jesús, tanto en su predicación como en su actuación, es anuncio y anticipo de la llegada del Reino de Dios. Las parábolas apuntan al reino de Dios; los milagros, el perdón, la oración… son signos de la presencia del Reino; las bienaventuranzas describen las actitudes de los ciudadanos del reino.

La Palabra de Dios que proclamamos en la celebración de la Eucaristía no es mero recuerdo del pasado sino “buena noticia” para todos los que la acogemos con fe. Hoy, en el momento de vida por el que atravesamos, Jesús nos dice a cada uno de nosotros: Está cerca el Reino de Dios: conviértete, ven conmigo, sígueme.

“Está llegando a vosotros el reino de Dios”: “Convertíos”; acoged con gozo y alegría la buena noticia proclamada por Jesús: se está gestando una humanidad nueva, fraterna y solidaria; Jesús anticipó esta nueva humanidad; a todos acogía sin prejuicio alguno ni político, ni social ni religioso; para todo el que sufría era amigo y consuelo; el Dios en quien creía era Padre de todos, para todos y en todas las circunstancias de la vida. ¡Qué Buena Noticia era Jesús! ¡Cuánta novedad entonces y ahora!

La llamada de Jesús a los cuatro primeros discípulos, resuena hoy en nuestros corazones. Cambian los nombres; la llamada es la misma. “Sígueme”. También la respuesta es la misma: Pablo, Teresa, Benito, Carla, Tomás, Inés, Vicente... le siguieron inmediatamente.

Hay una primera llamada: quien esté en condición de dar su primera respuesta, que se deje fascinar por el entusiasmo del amor primero, que permita a Jesús entrar en su corazón y que le ponga en el centro de su vida. Que los demás no se desanimen. Hay una segunda, una tercera y tantas llamadas de Jesús. Hoy de nuevo Jesús nos llama cada uno y nos invita a “dejar todo” lo que obstaculiza el nacimiento de un mundo nuevo. El va delante: nosotros le seguimos. El en persona es el Reino y la semilla de una nueva humanidad. A su causa entregaremos decididamente nuestra vida.

“Te seguiremos a dondequiera que vayas”.

 
Comentarios
 
Déjanos tu opinión:

Nombre:
   

Dirección de E-mail:
   

Comentario:

 
 


Reload Image

Código:

 
   
 
Compartir

  • Print this article!
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google Bookmarks
  • Meneame
  • Technorati
  • TwitThis
  • Netvibes
  • MySpace
  • LinkedIn
  • Turn this article into a PDF!
  • E-mail this story to a friend!