Noticias

María y José preparan la Navidad



22 de Diciembre de 2013
Redacción
(0) Comentarios

Comentario al Evangelio del IV Domingo de Adviento, de la mano de Miguel Díaz Sada ss.cc.


San José de la Parroquia de los Sagrados Corazones de Sevilla

Ambos reciben el mensaje del cielo -la voz del ángel, la inspiración de Dios en sus corazones creyentes-; los dos responden con generosidad y prontitud: “Sí, que se cumpla tu palabra”; José apenas se despierta hace lo que en sueños le ha mandado el ángel. Todo acontece con sencillez y en la vida de cada día.

Una joven que se prepara para el matrimonio, una humilde casa de pueblo, una mujer creyente y piadosa que sabe de Dios y lo siente en su corazón, una mujer sensible a las necesidades de su prima Isabel, mayor que ella y que también espera un niño. ¿Quién no conoce vidas sencillas como la de María? ¡Qué hermoso parecido con tantas mamás que esperan el nacimiento de sus hijos!

De esta mujer sencilla, pobre, disponible y creyente, nace la Vida. De esta mujer abierta siempre a la inspiración del ángel, Dios hace su morada y su templo. “Llena del favor de Dios, el Señor está contigo... darás a luz un hijo”.

También José, hombre justo y creyente, acepta la inspiración de Dios y cumple cuanto el ángel le pide. Pone al niño el nombre de Jesús, el que libera de todas las esclavitudes e introduce al pueblo en la nueva tierra prometida.

Mateo le asigna al niño otro nombre “Emmanuel”: Dios-con-nosotros. Desde entonces, desde el momento en que Dios y el hombre se unieron en el seno de María, la historia de Dios y la historia del hombre avanzan juntas. “Nunca estaremos ya solos”. En el Niño de Belén se alumbra un horizonte maravilloso y seguro de esperanza.

Con María y José preparemos el nacimiento de Jesús. Con María y José respondamos sí a las inspiración del ángel de Dios, tantas veces y de tantas formas presente en nuestras vidas. Dichosa tú, María, y dichoso tú, José, que os habéis fiado totalmente de Dios. Dichosos nosotros que creemos, pues como en María, en José, en Isabel y en tantos millones y millones de personas, Dios sigue haciendo maravillas y nos concede la inmensa alegría de poder preparar y celebrar una nueva Navidad en el año 2013

 
Comentarios
 
Déjanos tu opinión:

Nombre:
   

Dirección de E-mail:
   

Comentario:

 
 


Reload Image

Código:

 
   
 
Compartir

  • Print this article!
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google Bookmarks
  • Meneame
  • Technorati
  • TwitThis
  • Netvibes
  • MySpace
  • LinkedIn
  • Turn this article into a PDF!
  • E-mail this story to a friend!