Noticias

Grandes hombres buenos y cloacas morales



14 de Diciembre de 2013
Carlos Barahona ss.cc.
(0) Comentarios

En estas últimas semanas Damián de Veuster se ha ganado él solo el estar en la primera línea de la actualidad. El 5 de diciembre lo publicaba la agencia belga Ompress: el ministro de cultura del gobierno de Flandes Joke Schauvliege incorporaba al elenco de Obras Maestras Flamencas los archivos, documentos oficiales o no, objetos, cartas, cuadros, fotografías de y para el Padre Damián. Todo lo relativo al santo misionero. Ese catálogo engloba el patrimonio cultural tangible flamenco, que merece una especial protección por parte de los poderes públicos. El conjunto de los vestigios de la obra de Damián, de lo que él hizo, queda incluido en el elenco. Él solo se lo ha ganado.


No cabe duda de que la noticia tiene trascendencia, aparte de por el reconocimiento evidente del valor de su obra, por la garantía de la conservación de todos esos objetos y documentos. Es motivo de alegría para la congregación de los Sagrados Corazones, de modo especial para los hermanos flamencos, para la asociación de los Amigos del Padre Damián y para el Museo Damián, instalado desde hace años en la casa familiar de Francisco y Ana Catalina De Veuster, sus padres, sita en la aldehuela de Ninde, término municipal de Tremeloo. Lo es además para todos los que veneramos al santo misionero y para el mundo entero, porque Damián es una de las joyas de la corona de la humanidad. Un benefactor y una gloria del género humano.

Precisamente el mismo día 5 de diciembre fallecía en Johannesburgo Nelson Mandela. El que terminó con la cloaca moral de la segregación racial en Sudáfrica. Otra gloria de la humanidad. Salvadas las diferencias –hoy el mundo es verdaderamente aldea global desde el punto de vista de la rapidez de la transmisión de la información– la noticia de la muerte de Damián y la reacción internacional se parecieron a las de Tata Madiba. Ambos fueron liberadores y su labor trascendió las fronteras hasta hacerse universal. Y ambos fueron cristianos. Su influencia en las personas ha tenido algo de místico. “La reconciliación entre el movimiento nacional africano, el ANC, inspirado, más que presidido, por Nelson Mandela, y Frederik de Klerk, el presidente sudafricano hasta 1991, fue, sin lugar a dudas, un acto de fe compartido por dos hombres que pertenecían a una misma confesión cristiana (…) No fue el boicot de las naranjas sudafricanas (…) lo que acabó con el apartheid, sino Cristo, o, más exactamente, la creencia en Él” (Guy Sorman, ABC, 7/12/2013, p.3).

El 13 de mayo de 1889, veintiocho días después de la muerte de Damián, el TIMES de Londres publicó un editorial sobre Damián, cuya gesta era observada con admiración por otros europeos. Gracias al misionero, la institución de Kalawao se había transformado de “una escena de desenfreno nauseabundo y desesperanzado en nada menos que en una colonia modelo. No se había contentado con evitar que se convirtiera en una cloaca moral; tenía que ser una sociedad ideal, capaz de erigirse en modelo y ejemplo para todo el Pacífico. Insistía en que la vida debía ser elevada y pura, y en que el estigma de la lepra debería convertirse en una cruz de honor”. La visión de Damián había “convocado la atención del mundo”, y los enfermos de Kalawao habían “trabajado y vivido, desde que él llegara a encerrarse con ellos, con el sentido reconfortante de que ya no estaban sepultados en una lejana oscuridad…” Damián fue “la voz que durante años había conmovido a todo el hemisferio”. En su vida y en su muerte fue “uno de los más nobles héroes cristianos” (Cf. Gavan Daws. Damián de Molokai, pp. 10-11). Segregación racial, segregación de enfermos: dos cloacas morales vencidas por el sacrificio de grandes hombres buenos.

 
Comentarios
 
Déjanos tu opinión:

Nombre:
   

Dirección de E-mail:
   

Comentario:

 
 


Reload Image

Código:

 
   
 
Compartir

  • Print this article!
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google Bookmarks
  • Meneame
  • Technorati
  • TwitThis
  • Netvibes
  • MySpace
  • LinkedIn
  • Turn this article into a PDF!
  • E-mail this story to a friend!