Noticias

“Salvados por la Esperanza”



01 de Diciembre de 2013
Redacción
(0) Comentarios

Miguel Díaz ss.cc. nos motiva para iniciar el tiempo de Adviento desde Salamanca.


Vidriera de la capilla de la "casa madre" de Miranda

Comienzo de un nuevo Año Litúrgico. Alguien podría decir: “uno más de la serie”, “más de lo mismo”: las mismas lecturas, los mismos colores; pasan los años, pero ¿dónde vemos indicios de que las promesas maravillosas del Adviento se están cumpliendo?

Nada es igual, nada es estrictamente cíclico ni repetitivo. Miremos a nuestra familia y a nuestro alrededor: nacimientos y muertes, encuentros y desencuentros, alegrías y sufrimientos; todo va dejando mella en el corazón.

Comencemos el nuevo año litúrgico desde la situación de vida en que hoy –1 de diciembre de 2013– nos encontramos cada uno.

¿Miro el futuro con esperanza? Entonces soy creyente, en la línea más genuina del Antiguo y del Nuevo Testamento. ¿Dónde apoya el pueblo de Dios esa esperanza inquebrantable? En todas las circunstancias de la vida por las que atraviesa el pueblo de Israel - destierro, idolatría, olvido de sus raíces - aparece un Dios promesa de futuro, un Dios que ha intervenido, interviene e intervendrá en la historia de forma sorprendente, siempre gratuita y siempre salvífica. Quien tiene fe en este Dios, por mal que le vaya en la vida, vive con el corazón abierto a la esperanza de algo siempre nuevo y mejor.

Adviento: tiempo de renovada esperanza: memoria agradecida de la primera Navidad, cuando Dios, en el niño de Belén, se incorporó para siempre a nuestra historia; acogida de Dios en el hoy de nuestras vidas –os nace un Salvador-, y preparación de la venida definitiva del Señor. Entonces se verán cumplidas las mejores expectativas de nuestro corazón creyente y de nuestro mundo inquieto e insatisfecho. Entonces será realidad el canto a la paz universal del profeta Isaías.

Mientras tanto, estad en vela, vestíos del Señor Jesucristo, forjad arados con vuestras espadas, llenad las ciudades de la luz de Dios, abrid caminos nuevos de humanidad y de paz por los que llega el Señor. Dios es fiel; tiene una sola palabra: Jesús. En El nos lo dice todo y cumple todas sus promesas. Si tarda, espera, prepara el camino y ora: ¡VEN, SEÑOR JESÚS!

 
Comentarios
 
Déjanos tu opinión:

Nombre:
   

Dirección de E-mail:
   

Comentario:

 
 


Reload Image

Código:

 
   
 
Compartir

  • Print this article!
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google Bookmarks
  • Meneame
  • Technorati
  • TwitThis
  • Netvibes
  • MySpace
  • LinkedIn
  • Turn this article into a PDF!
  • E-mail this story to a friend!